Divorcio: ¿Cómo reaccionan los hijos?


Los niños tienen distintas maneras de expresar lo que les pasa, hecho determinado por factores genéticos ligados al género, además de otras causas.

Durante 2009 hubo más de 50 mil divorcios en Chile, sin considerar las separaciones informales, según cifras del Servicio de Registro Civil e Identificación.

En general, se piensa que la separación de los padres es inevitablemente un hecho traumático en la vida de un niño. Sin embargo, para la psicóloga de Clínica Alemana Alejandra Silva, no siempre es así.

Ella explica que la manera en que se enfrenta la separación y cómo la integren los niños a sus experiencias vitales, es más determinante que el hecho en sí mismo.

Agrega que entre los factores que influyen están el género, socialización, estructura de la familia, aprendizaje de expresión emocional, redes de apoyo, modelo de educación y características propias de los hijos.

“Por lo general las niñas se sienten más inseguras y desprotegidas al pensar que uno de sus padres (por lo general, el padre) no va a estar en la casa. Es frecuente que presenten irritabilidad, cambios bruscos en el estado de ánimo y labilidad emocional (llanto fácil), y que pregunten más. Frecuentemente, sienten la necesidad de tomar partido y formar alianzas de lealtad con alguno de los padres, casi siempre la mamá, la que fácilmente vuelca todas sus necesidades afectivas en su hija”, sostiene.

En los niños, en cambio, es frecuente observar sentimientos de rabia. Evitan hablar de lo que les está pasando, se retraen, se enojan con más facilidad y tienen notorios cambios de conducta en todos los contextos de su vida. “Son más explosivos y extrovertidos que las niñas”, advierte.

También influye la manera en que sus seres queridos y entorno más inmediato reaccionan frente a ellos, lo que determina cómo se irán sintiendo e integrarán esta experiencia en su mundo.

“La existencia o no de adecuadas redes de apoyo que los contengan en sus emociones y ayuden a expresarse e ir integrando lo más sanamente posible la experiencia de que sus padres ya no están juntos y la realidad de la familia con cambios, juega un rol fundamental en el proceso”, enfatiza.

Consejos
Si bien es cierto no es la situación ideal, con una adecuada contención los niños no deberían verse afectados.

Es fundamental, recomienda, que existan espacios claros en que los hijos puedan expresarse con la mantención clara de los límites que para ellos son conocidos y lo hacen sentir seguro. También es importante mantenerlos fuera de los conflictos que tenga la pareja.

“En la medida en que los padres cumplan su rol en beneficio de sus hijos y los niños crezcan en un ambiente de amor y respeto, perfectamente pueden desarrollarse y crecer de manera sana”, concluye.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario