EL ACNÉ: UN PROBLEMA MÁS QUE ESTÉTICO


Afecta a una inmensa parte de la población joven y en algunos casos también a adultos. Sin embargo, existen eficaces tratamientos que le permitirán controlarlo de a mano de un especialista.

Se estima que alrededor de un 80% de los jóvenes sufre de acné juvenil, una enfermedad crónica que se presenta durante la pubertad y generalmente cesa entre los 20 y 22 años.

Se produce porque la parte superior de la glándula pilo sebácea, que está en contacto con la piel, se tapa. Normalmente, la piel se va descamando y por esta exfoliación natural se pierden células, pero cuando esas células no se descaman obstruyen el poro. A su vez, la glándula sigue produciendo sebo pero como el poro obstruido, no tiene donde botarlo y se origina la espinilla, que es el aumento del tamaño de la glándula sebácea.

Una espinilla dura entre cinco a siete días y las áreas del cuerpo que más afectan son la cara, el pecho y la espalda. Al ser áreas muy visibles, generalmente acarrean un problema estético que genera gran inseguridad en quienes lo padecen.

Entre sus causas se encuentran los cambios de pH que sufre la piel en la pubertad y adolescencia, alteraciones hormonales, problemas de aseo -el maquillaje es la principal causa de que se tape el poro en forma externa- y factores genéticos.

Sin embargo, a veces también afecta a personas adultas. Una de las causas es
ingerir medicamentos con altas dosis de vitamina B; también algunas mujeres lo padecen a raíz de alteraciones hormonales que sufren en el embarazo, la menopausia o por tomar anticonceptivos.

Pero el problema se vuelve más delicado cuando la lesión deja de manifestarse en forma de espinillas para convertirse en nódulos y quistes, que son verdaderas pelotas que se forman debajo de la piel. Una de estas lesiones puede durar meses y quienes las presentan pueden sufrir de este tipo de Acné hasta alrededor de los 40 años, si no reciben el tratamiento adecuado.

Por eso, el doctor Jara asegura que si las lesiones no pasan después de dos o tres meses o van aumentando, es recomendable acudir al dermatólogo.

– Tratamientos

El Dr. Iván Jara P., dermatólogo de Clínica Santa María, señala que a la hora de someterse a un tratamiento contra el acné “es fundamental tener claro que se trata de una enfermedad crónica durante el período de la pubertad. Es decir, que aunque logre controlarse, si el tratamiento se abandona probablemente las espinillas volverán a aparecer”. Por lo tanto, es importantísimo que quien sigue un tratamiento no debe abandonarlo cuando las lesiones desaparecen sino que debe mantenerlo como rutina durante el tiempo que su dermatólogo lo indique.

El especialista agrega que no deben manipularse las espinillas. “Cuando me reviento una espinilla sale pus, pero el globo no solo se revienta hacia fuera sino que también hacia adentro y ahí se produce un proceso inflamatorio que lleva mucho más frecuentemente a la aparición de una cicatriz y deja pigmentada la piel porque se produce una hiper pigmentación secundaria. Estas lesiones de color oscuro se demoran alrededor de tres meses en mejorar.

El tratamiento a seguir depende del nivel de intensidad de la enfermedad:

Cuando el Acné es suave se recomienda usar tratamientos tópicos, que consisten en jabones de limpieza, toallitas de aseo y sustancias no antibióticas que ayudan a destapar los poros cerrados de la piel (Retinoides).

Si las lesiones aumentan de intensidad, al tratamiento básico recién descrito se suma otra etapa de antibióticos tópicos.

Cuando, a pesar de los antibióticos tópicos, el acné sigue, se indica el uso de antibióticos sistémicos (ingesta vía oral) El tratamiento con este tipo de remedios es prolongado, siempre por más de 20 días.

Para tratar las lesiones más severa existe un medicamento oral llamado Isotretinoina. “Este se indica por 4 o 6 meses y debe ser muy bien controlado y vigilado por el especialista, ya que produce importantes efectos secundarios. No pueden tomarlo mujeres embarazadas porque produce graves efectos en el feto, ni por lo mismo quien planee quedar esperando guagua. Sin embargo -asegura el doctor Jara- se trata de un medicamento con 20 años en el comercio y es el único que mejora los Acnés más severos”.

– Mitos y Verdades

– No se deben reventar las lesiones ubicadas en el centro medio facial, que incluye la nariz, boca y pera, ya el drenaje de las arterias que llegan a esa zona van directamente al cerebro y manipulárselas puede provocar una grave problema.

– El Acné no es exclusivo de las pieles grasas. Todas las personas pueden desarrollarlo, tengan la piel seca o grasa.

– El sol hace bien para el Acné porque disminuye la grasa de la piel, aumenta la exfoliación y disminuye las bacterias a nivel cutáneo

– En el 99% de los casos no tiene relación la aparición de Acné con la comida.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario