En Clínica Alemana: Nueva campaña de vacunación contra sarampión, rubéola y parotiditis


La iniciativa está dirigida a niños de entre 1 y 5 años para evitar nuevos brotes de estas enfermedades.

Desde el 22 de noviembre comenzó la tercera campaña nacional de refuerzo de la vacuna tresvírica en Chile, iniciativa del Ministerio de Salud y a la que se suma Clínica Alemana, con sus vacunatorios de Vitacura y La Dehesa.

Hasta el 10 de diciembre pueden vacunarse gratuitamente los niños que tengan entre 1 y 5 años de edad, ya que los mayores la recibieron en la campaña nacional anterior, realizada el año 2005. El Ministerio de Salud establece que sólo los niños de un año que se hayan vacunado entre el 8 de octubre y el 8 de noviembre de 2010, no deben ser vacunados esta vez.

¿Cuál es la importancia de hacer esta campaña?
El objetivo de la campaña es evitar la acumulación de personas susceptibles a niveles que hagan aumentar el riesgo de brotes.

El doctor Pablo Vial, jefe del Vacunatorio de Clínica Alemana explica que “cada año nacen en Chile aproximadamente 250.000 niños. De éstos, un 95% recibe la vacuna trivírica al año de edad, de los cuales un 5% no desarrolla una buena respuesta inmune a la vacuna. En consecuencia, un 10% de los nacidos cada año no está bien protegido contra los virus sarampión, rubéola o paperas. Esto significa 25.000 niños”.

Agrega que en cinco años se juntan 125.000 niños que no están adecuadamente protegidos contra estas enfermedades y se estima que éste es un número que aumenta el riesgo de que se produzca un brote, en caso que el virus sea introducido desde el extranjero (en Chile no ha habido casos de sarampión autóctono desde 1993).

las contraindicaciones y reacciones secundarias son las mismas que con la vacuna tresvírica:
– Manchas rojas (pintas) en el abdomen y extremidades una semana después de la vacunación
– Fiebre y síntomas similares a los de un resfrío, aproximadamente, una semana después de la vacunación. Duran un par de días
– Leve dolor e hinchazón articular en algunos niños

Contra qué protege la vacuna?
Son tres enfermedades infecciosas, que pueden contagiarse por gotitas de aerosol esparcidas a través de tos o estornudos, o por contacto directo con secreciones infectadas. Las patologías son:

Sarampión: Es una de las pestes de la infancia. Entre sus síntomas están fiebre alta, tos, dolor de garganta y rinorrea, manchas rojas pequeñas en la piel, conjuntivitis y sensibilidad a la luz, entre otros. En niños menores puede ser grave, por complicaciones como neumonía.

Rubéola: Es una peste de la infancia, de manifestaciones bastante benignas, como manchas rojas en la piel (exantema), que comienzan en la cara y cuello, y luego se extienden a todo el cuerpo; ganglios inflamados en el cuello y fiebre baja. En adultos, especialmente mujeres, pueden presentar dolores articulares y artritis. El principal objetivo de esta vacuna es proteger a las embarazadas, ya que si la infección se produce durante el primer trimestre de embarazo, las consecuencias para el feto pueden llegar a ser severas (malformaciones en los ojos y corazón, sordera, retraso del crecimiento intrauterino) e, incluso, mortales.

Paperas o parotiditis: Se caracteriza por el aumento de volumen de las glándulas salivales. Se manifiesta con malestar general leve, fiebre, molestias en el área delante del oído y en las glándulas salivales, falta de apetito y dolor de cabeza, garganta y oídos. Puede complicarse con encefalitis y con inflamación testicular (orquitis).

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario