Enfermedad de Buerger


Nombre de la enfermedad y sinónimos
Tromboangeítis Obliterante
Enfermedad Oclusiva Vascular Periférica

Causas – Etiología
La enfermedad de Buerger, o tromboangeitis obliterante, es una enfermedad inflamatoria de los vasos (vasculitis) que produce oclusión de arterias y venas de pequeño y mediano tamaño. Esta obstrucción de los vasos no es de causa arteriosclerótica.

La etiología de este síndrome es desconocida. Su relación con el hábito tabáquico está aceptada pero no se conoce el mecanismo por el que se produce el daño. Parece que influyen factores genéticos y posiblemente inmunológicos y se ha descrito una asociación con los antígenos HLA B5 y A9.

En esta enfermedad también juegan un papel los factores geográficos y de género, ya que afecta fundamentalmente a varones jóvenes fumadores, y es más frecuente en Asia y Europa del Este.

Datos relevantes
Esta enfermedad afecta sobre todo a los vasos más periféricos de las extremidades, es decir a los de manos y piernas. También pueden afectarse los vasos cerebrales, viscerales y coronarios.

Clínicamente se manifiesta por:

– Claudicación intermitente: consiste dolor y rigidez en las piernas que aparece poco después de iniciar la marcha, aumenta con el ejercicio, y se alivia con el reposo.
– Fenómeno de Raynaud: es una reacción vascular que se produce fundamentalmente en las manos y es debida a la disminución del flujo normal de la sangre a las puntas de los dedos cuando están expuestos al frío. Se manifiesta con una reacción triple coloreada: primero palidez, más tarde dedos azulados, y finalmente enrojecimiento.
– Tromboflebitis: inflamación de una vena superficial que se acompaña con frecuencia de la formación de un trombo o coágulo.
– En los casos severos pueden producirse lesiones en las uñas, úlceras en la piel, e incluso necrosis y gangrena de la punta de los dedos.
– Raramente se presentan oclusiones de los vasos que irrigan el cerebro, el corazón, u otras vísceras.

Para evitar la progresión de esta enfermedad lo más importante es abandonar totalmente el hábito tabáquico.
No existe tratamiento curativo pero se utilizan diversos fármacos para mejorar los síntomas y la evolución.
y#61607; Se utilizan analgésicos para disminuir el dolor y antibióticos para las infecciones.
y#61607; Según las circunstancias, y con mayor o menor beneficio, se han utilizado fármacos antiinflamatorios, vasodilatadores, anticoagulantes, antiagregantes, etc.
y#61607; En algunos casos se realiza cirugía.

Es recomendable evitar los factores que pueden empeorar la enfermedad como el frío o las sustancias que producen vaso constricción. Debe utilizarse un tipo de calzado cómodo que proteja adecuadamente del frío, y evite las heridas en los pies.

El pronóstico es mucho mejor en las personas que dejan de fumar, en estos casos se suelen evitar las amputaciones. La curación definitiva de la claudicación y el fenómeno de Raynoud es difícil.

Especialidad médica que la trata
En el seguimiento de esta enfermedad pueden participar especialistas en cardiovascular, medicina interna, cirugía, etc.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario