Enfermedad de Crohn y Colitis ulcerosa: Dos caras de una misma moneda


En la última década se han desarrollado nuevas estrategias terapéuticas para estas afecciones que integran el grupo de enfermedades inflamatorias intestinales.

Un progresivo deterioro de la calidad de vida es lo que experimentan quienes sufren de enfermedad inflamatoria intestinal, patología que afecta al intestino y que se divide en dos tipos: Enfermedad de Crohn y Colitis ulcerosa, la más frecuente.

De acuerdo con una publicación de 2008 de la Revista Médica de Chile, la incidencia de esta patología se ha incrementado en el último tiempo en diversos países, paralelamente al progreso de las sociedades. Aunque en Chile no existen datos estadísticos, la experiencia clínica demuestra un aumento en los últimos años en la atención de pacientes afectados.

El doctor Rodrigo Valderrama, gastroenterólogo de Clínica Alemana, explica que la causa de esta enfermedad es desconocida, ya que no se ha identificado relación causa-efecto con un único agente que explique todos sus aspectos. “La teoría de su origen sugiere que la inflamación intestinal se produce por una reacción anormal de los Linfocitos T -un tipo de glóbulos blancos del sistema inmunitario- hacia la flora bacteriana de los intestinos, en individuos genéticamente susceptibles”, sostiene.

¿Cómo se diagnostica?
La Enfermedad Inflamatoria Intestinal se detecta mediante una colonoscopía, examen que permite identificar si hay lesiones en la mucosa que recubre el colon (intestino grueso) o al íleon. A esto se suma un estudio histopatológico mediante biopsias de las áreas afectadas.

El conocimiento de estos tres factores involucrados -genes, bacterias y sistema inmune- ha permitido desarrollar y aplicar nuevas estrategia terapéuticas en estos últimos 10 años.

También existe la creencia de que estas enfermedades están relacionadas con problemas de salud mental, principalmente estrés. El doctor Valderrama dice que, “si bien no se ha demostrado científicamente que exista una relación directa, los gastroenterólogos con experiencias en este tema y los pacientes observan que los episodios de mayor inflamación se relacionan con estados de estrés importantes”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario