ENFERMEDADES RESPIRATORIAS: CÓMO PREVENIRLAS


Se aproximan los meses de frío y con ello nos enfrentamos a varios cambios en nuestra vida diaria. Los más afectados resultan ser los más pequeños, que van al jardín infantil, lugares donde fácilmente pueden contagiarse con diversas enfermedades.

En este periodo del año se produce un aumento de las enfermedades respiratorias agudas, especialmente en niños. Las estaciones intermedias son propensas al brote de estos males, pues la temperatura varía mucho entre el día y la noche.
La gran mayoría de estas enfermedades son virales y de curso autolimitado, como el resfrío común, la faringitis y la bronquitis aguda. Pero hay otras de mayor gravedad como la neumonía.
Seguramente se estará preguntando, ¿se pueden prevenir? Frente a la duda, la doctora Isabel Valdés, Broncopulmonar Infantil de Clínica Santa María, entrega las siguientes precauciones que son aplicables a la gran mayoría de estas enfermedades:

– Evitar cambios bruscos de temperatura. Especialmente de un ambiente muy calefaccionados a otro muy frío.
– Prescindir de salir con los niños pequeños a lugares públicos como los cines, supermercados y centros comerciales.
– Evitar la contaminación intradomiciliaria. Para esto no se debe fumar al interior de nuestros hogares y preocuparse por utilizar calefacción no contaminante. La forma ideal es la eléctrica y dentro de las más dañinas destacan la leña y el carbón (sin tiraje externo).
– Debemos ventilar nuestras casas diariamente y dejar que entre la mayor cantidad de luz solar.
– Si algún integrante de la familia está resfriado debe utilizar pañuelos desechables y preocuparse de eliminarlos en una bolsa plástica o algo similar.
– El lavado de manos es la principal medida para evitar la transmisión de virus entre las personas.
– No se debe olvidar de mantener a los niños con sus vacunas al día, incluyendo las del Programa Nacional y todas las adicionales que les pueda haber indicado su Pediatra.
El último consejo de la doctora Valdés es que los padres no automediquen a sus niños. “Debemos recordar que la mayoría de estas enfermedades son virales y para combatirlas no sirven los antibióticos”, enseña la especialista.

Así, podremos vivir un invierno más tranquilo y enfrentar de la mejor manera posible las eventuales enfermedades que puedan afectar a nuestros hijos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario