ESCLEROSIS MÚLTIPLE: IDENTIFÍQUELA Y ABÓRDELA CON ÉXITO


Es la segunda enfermedad neurológica más frecuente en jóvenes de entre veinte y cuarenta años y afecta principalmente a las mujeres. Conózcala y sepa cómo tratarla.

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica de carácter autoinmume que afecta a la sustancia blanca del sistema nervioso central y que se caracteriza por la aparición de focos de inflamación y desmielinización en el cerebro y/o médula espinal.

La Dra. Pamela Ortiz, neuróloga de Clínica Santa María, señala que “no se conoce exactamente cuál es su causa. Sin embrago, hay factores genéticos y ambientales que influirían en su desarrollo. Es así como en los países nórdicos y América del norte existe una mayor incidencia que en Sudamérica; también es más frecuente en las mujeres entre los veinte y cuarenta años”.

Esta patología afecta al cerebro y a la medula espinal, por lo que su sintomatología varía dependiendo del área comprometida. Los síntomas más comunes son: disminución de la agudeza visual, pérdida de sensibilidad y fuerzas, alteración de la marcha, fatiga, trastornos esfinterianos y dolor.

Según la especialista, existen distintas formas de evolución de la enfermedad. “La más frecuente es el tipo Recurrente Remitente, en que hay ‘brotes’ de la sintomatología e inicialmente se recupera en forma completa. También existe la forma Primariamente Progresiva, que se caracteriza por tener un comienzo lento con empeoramiento constante de los síntomas y ausencia de ataques definidos; y la Secundariamente Progresiva, que comienza con un curso similar al Recurrente Remitente y luego se exacerba. Finalmente, está la Progresiva Recurrente, donde -sobre un curso progresivo- se agregan recurrencias”.

La evolución de la enfermedad es individual y depende la intensidad clínica y del lugar del cerebro o de la medula donde se produzca el brote. “Por ejemplo, si está situado en la médula dorsal, es probable que la persona desarrolle paraparesia o paraplejia”, asegura la Dra. Ortiz.

– Diagnóstico y tratamiento

La neuróloga señala que “la resonancia magnética es el examen más importante para la evaluación del paciente. Con ella es posible evidenciar las lesiones de desmielinización que se producen en el cerebro y en la médula, además de caracterizar la enfermedad y permitir diferenciarla de otras patologías”.

Finalmente, la Dra. Ortiz destaca que “la esclerosis múltiple no tiene cura definitiva, por lo que el tratamiento se basa en el manejo sintomático. Frente al caso de un brote agudo, se indica corticoides que reduzcan rápidamente la duración de los síntomas, pero no modifican la evolución de la enfermedad.
Durante los últimos años también se han usado inmunomoduladores en el manejo de la variedad Recurrente Remitente para reducir el número de brotes y mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Neurología.




Deja un comentario