ESCOGER UN PSICÓLOGO: UNA DIFÍCIL DECISIÓN


Nadie está exento de sufrir problemas y cuando no se tiene las herramientas para poder enfrentarlos por sí solos, acudir a terapeutas puede ser la mejor solución.

Tomar la decisión de comenzar una psicoterapia, para muchas personas no es fácil, basicamente por lo prejuicios que existen de estos tratamientos y por la sensación de quedar expuestos o sentirse vulnerables. Sin embargo, un psicólogo puede ser de gran ayuda en el proceso de autoconocimiento y crecimiento.

Existen diversos motivos por los que las personas acuden a estos especialistas, en busca de ayuda y las razones tendrán que ver muchas veces con la edad y el tipo de problemática que presenta.

Los niños asisten a la consulta principalmente porque los colegios creen que necesitan de una terapia para mejorar su conducta o rendimiento, o bien por dificultades conductuales.

Las personas entre 16 y 25 años, visitan al psicólogo motivados básicamente por dificultades interpersonales, siendo muy receptivos y colaboradores, cuando no son obligados a acudir a terapia, ya que en esta etapa de la vida, existe una necesidad muy grande de apoyo y de referentes claros.

En los adultos, se observa que la búsqueda de ayuda tiene que ver principalmente con la presencia de alguna dificultad puntual que buscan resolver, o bien la presecia de síntomas de estrés, depresivos, angustiosos, fóbicos, ansiosos, entre otros. Problemas en sus relaciones interpersonales, son otros de los factores que los impulsan a tomar un tratamiento.

En Chile muy pocos deciden comenzar una terapia para lograr un crecimiento personal y mejorar las condiciones de vida, a diferencia de lo que ocurre en Argentina, España y Francia, por ejemplo, donde la vivencia de asistir al terapeuta es mucho más aceptada y reconocida.

Cada tratamiento tiene distintos tiempos, el término de la terapia debe darse como un acuerdo entre el psicólogo y el paciente, para ver si realmente se cumplieron los objetivos de la psicoterapia.

¿Cómo saber si es el indicado?
El vínculo que se genera con el especialista, es fundamental a la hora de decidirse por una terapia, ya que esto permitirá enfrentar los temas de manera más abierta y comprometida, sintiéndose considerada(o) en este proceso. Este lazo, como todos los que establecemos en la vida, irá marcando la relación llamada terapia y será la base para el crecimiento personal.

Escoger al psicólogo indicado para cada uno es fundamental para lograr exitosos resultados en el tratamiento. Según Raúl Carvajal, psicólogo de Clínica Santa María, la primera consulta da una impresión bastante certera para tomar esta decisión. Si el paciente tiene un sentimiento de que se generó un vínculo cercano, acogedor y es escuchado sin prejuicios, probablemente va a continuar la terapia con ese profesional. La confianza es crucial, ya que se debe generar un vínculo de compromiso entre el especialista y el paciente.

El adolescente es bastante sensible en este ámbito, porque perciben en la primera sesión si escogieron a la persona indicada o no. Ellos buscan tanto a un amigo, como a un referente, alguien con quien puedan descargarse y que comparta ciertos temas en común. Eso les asegura que los entiendan y puedan ayudarlos.

En cambio el adulto joven, entre 20 y 30 años, habitualmente busca en el terapeuta alguien que esté en una etapa similar o más avanzada, ya que los pacientes quieren adquirir pautas de vida. Para ellos, el psicólogo pasa a ser un referente que refleja de buena manera lo que están viviendo y que les muestra los diversos caminos por dónde seguir.

Es importante tener en cuenta que todas las relaciones pueden cambiar con el tiempo, sin embargo las que comenzaron con bases sólidas, tienen mayor probabilidad de generar frutos al término del tratamiento.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario