Estrés de fin de año: Cuando todo pasa la cuenta


Exámenes, PSU, balance anual, fiestas de fin de año, cansancio, deudas y metas no cumplidas.

Todo puede resultar estresante, pero depende de la valoración subjetiva que se le dé. Así lo sostiene la psiquiatra de Clínica Alemana Alejandra Rodríguez, quien afirma que efectivamente es frecuente que la agitación de fin de año se presente como factor estresante, lo que puede gatillar o empeorar los síntomas.

“En general son patologías en la línea de lo anímico y lo ansioso. Los trastornos adaptativos consisten justamente en síntomas que aparecen asociados a una situación estresante bien definida y que tienen una relación causal y temporal con los síntomas”, explica.

La especialista agrega que son los rasgos de personalidad los que más predisponen al estrés, siendo más proclives las personas ansiosas, perfeccionistas y rígidas.

Quienes tienen, por ejemplo, Síndrome Burnout -desgaste profesional debido a estrés crónico laboral-, evidentemente son más vulnerables frente a los factores estresantes cotidianos. Asimismo, quienes padecen patologías psiquiátricas previas, ya que pueden descompensarse.

Además, es más prevalente en las mujeres, en que la labilidad emocional (fragilidad) es más común. Sin embargo, en ambos sexos puede presentarse ansiedad, angustia, insomnio, somatizaciones y alteraciones en el apetito y en la sexualidad.
¿Cuándo consultar?
La doctora Rodríguez aconseja que cuando las molestias comienzan a alterar el funcionamiento cotidiano y los síntomas se convierten en un problema, es necesario acudir a un especialista. “Consultar a tiempo ayuda a pasar la crisis más rápido y con molestias de menor intensidad, ya que los síntomas podrían agravarse, intensificarse, cronificarse y llegar a constituir un cuadro depresivo”, enfatiza.

Se recomienda llevar un estilo de vida saludable, con tiempos equilibrados para trabajar, estudiar y divertirse, dejando espacios para la familia y amigos, además de realizar deporte y cuidar el sueño.

También es aconsejable planificar y organizarse, pidiendo ayuda y renunciando a lo que excede a las capacidades personales.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario