EVITEMOS EL SOL, PREVENGAMOS EL ENVEJECIMIENTO CUTÁNEO


La pérdida de luminosidad y la aparición de arrugas son signos de que la piel está envejeciendo, lo que se debe a factores como la exposición al sol o el cigarro. Conozca cuales son los cuidados que debe tener.

Factores naturales como la edad y las hormonas generan un deterioro cronológico en la piel, pero el 80% del envejecimiento cutáneo es causa de la exposición a la radiación UV, afectando principalmente a las áreas expuestas del cuerpo.

Un fenómeno importante en este deterioro es el Fotoenvejecimiento -envejecimiento prematuro de la piel- que predomina en personas de piel blanca que se exponen frecuentemente al sol, y que afecta a las zonas de la cara, cuello y brazos. La Dra. Hilda Rojas, dermatóloga de Clínica Santa María, asegura que “en las áreas comprometidas se puede producir una piel gruesa, arrugas profundas, surcos, laxitud aumentada y coloración amarillenta”.

“Uno de los sectores más sensibles a los daños que produce el sol es el contorno de los ojos. La piel es diez veces más fina, por lo tanto es más vulnerable. Además, es hiperactiva ya que realiza diez mil movimientos involuntarios por día, provocando una desestructuración de fibras de colágeno, originando arrugas y menos elasticidad”, afirma la especialista.

– Cómo cuidarse

Con la finalidad de atenuar el envejecimiento cutáneo, que muchas veces es consecuencia del abuso del sol, del tabaco y de una alimentación inadecuada existen dos tipos de tratamientos. Uno de ellos es el tópico con productos externos como las cremas, y el segundo es el quirúrgico en el que se destacan diversos métodos como las inyecciones de ácido hialurónico, botox, láser, peeling y los implantes.

Uno de los métodos más utilizados para evitar el fotoenvejecimiento, es el uso de Retinoides cutáneos- sustancia derivada de la vitamina A- que tiene efectos directos sobre la piel dándole más suavidad.

Para que el uso de Retinoides tenga buenos resultados, la dermatóloga recomienda “aplicársela en las noches luego de limpiarse la cara. Remover en las mañanas con abundante agua y posteriormente utilizar una crema humectante. Finalmente, sobre la crema humectante aplique un bloqueador solar. Si no presenta una mejoría entre los dos y seis meses debe buscar terapias alternativas”.

La Dra. Rojas destaca que “el envejecimiento de la piel no es una enfermedad, sino un proceso fisiológico que se acelera por la exposición al sol, por lo que es importante cuidar la piel para evitar un envejecimiento prematuro”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




Deja un comentario