EXAMEN AUDITIVO UNIVERSAL PARA RECIÉN NACIDOS


Las pérdidas auditivas no intervenidas a tiempo impiden el adecuado desarrollo de los niños. Por eso es importante verificar el estado de este sentido a través de un examen muy sencillo.

En Chile, tres de cada mil recién nacidos presentan algún grado de sordera y sólo en el 50% de los casos existen factores de riesgo o antecedentes familiares, por lo que el grado de sospecha es bajo y provoca que la enfermedad se diagnostique en forma tardía.

La Dra. Luisina Martínez, pediatra neonatóloga de Clínica Santa María, explica que “las pérdidas auditivas no detectadas e intervenidas oportunamente impiden el desarrollo adecuado del lenguaje y del conocimiento, lo que se traduce en daños que afectan el desarrollo social, emocional, cognitivo y académico del niño”.

La especialista advierte que “el desarrollo del lenguaje ocurre en los primeros tres años de edad; por lo tanto, es esencial diagnosticar y hacer el tratamiento adecuado a los niños con algún grado de sordera en forma temprana. Más aún, se ha establecido que la intervención antes de los seis meses de edad mejora significativamente el desarrollo del lenguaje en relación a quienes son tratados más tardíamente, pudiendo lograrse comunicación y desarrollo dentro de los límites normales para la edad”.

– Examen Auditivo Universal para recién nacidos

Por todo esto es muy importante determinar el estado del oído de los recién nacidos. El examen de Emisiones Otoacústicas debe hacerse pasadas las 48 horas de vida. Es un test rápido y no invasivo que consiste en colocar un pequeño detector de goma en la parte externa de la oreja del niño.

“El equipo emite un suave ruido, al que los oídos sanos responden con un eco que es captado por el detector. En los casos en que el examen sale alterado, se deben realizar potenciales auditivos de tronco (ABR) para medir la onda electroencefalográfica generada en respuesta a un ‘clic’. Este procedimiento se hace mediante tres electrodos colocados en cuero cabelludo y no se afecta por la presencia de líquido en el oído medio -como ocurre con las Emisiones Otoacústicas-“, advierte la neonatóloga.

Un 2% del total de niños examinados pueden presentar un examen falsamente alterado. Estos pacientes se normalizan -en su mayoría- luego de repetir el procedimiento a los quince días de vida, el cual no tiene costo en el Servicio de Otorrinolaringología de Clínica Santa María. En caso de que el examen persista con esta alteración, deberá ser evaluado por un otorrinolaringólogo y complementar el estudio con exámenes que tengan mayor sensibilidad y especificidad.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario