FIBROMIALGIA, UN REUMATISMO QUE PASAMOS POR ALTO


El Departamento de Reumatología de Clínica Santa María alerta sobre esta enfermedad que muchos padecen sin saberlo y aconseja a las personas con dolores en el cuerpo y problemas del sueño hacerse una evaluación.

La Fibromialgia es una enfermedad bastante frecuente, pero poco conocida, que se manifiesta a través de dolores generalizados en el cuello, espalda y extremidades.

El Dr. Daniel Pacheco Rodríguez, del Departamento de Reumatología de Clínica Santa María afirma que “es típica en personas que dicen que les duele todo” y agrega que “otros síntomas consisten en la sensación de amanecer cansado y adolorido, de dormir mal, con sueño muy superficial, sentirse fatigado durante el día o cansarse más de lo normal”. También pueden tener antecedentes de jaquecas, continuos dolores de cabeza, colon irritable o cistitis.

“Por otra parte, al tener un sueño superficial el organismo deja de producir una serie de sustancias naturales contra el dolor, las endorfinas que se secretan con el sueño profundo, por lo tanto, les disminuye el umbral del dolor y eso se traduce en que sienten dolencias antes que el común de la gente”, explica el Dr. Pacheco.

Se trata de una enfermedad más frecuente en mujeres y, aunque puede darse en niños, lo más común es que aparezca alrededor de los 35 o 40 años. “Existen personas con mayor posibilidad de desarrollar una Fibromialgia, como por ejemplo aquellas excesivamente auto exigentes, obsesivas, perfeccionistas y detallistas”, cuenta el especialista.

El diagnóstico es clínico, ya que no se trata de una enfermedad que se diagnostique con pruebas de laboratorio, por lo tanto el médico debe examinar a la persona buscando una serie de puntos dolorosos llamados puntos en gatillo o puntos fibromiálgicos y, además, evaluar minuciosamente todos los síntomas del paciente para descartar otros reumatismos, tanto inflamatorios como no inflamatorios. “Es una enfermedad que afecta la calidad de vida porque el dolor y el cansancio pueden ser muy intensos, sin embargo, tiene buen pronóstico porque no produce deformidades articulares ni grandes limitaciones físicas.

Estas características hacen que el dolor sea el centro de la Fibromialgia y que al no tener manifestaciones externas, no sea perceptible para el resto de las personas, quienes muchas veces no entienden lo afectado que puede estar un paciente con Fibromialgia”.

– Tratamiento

“Lo primero es que el paciente tome conciencia de que tiene esta enfermedad, porque muchas veces buscan las razones de sus achaques haciéndose exámenes y al no encontrar nada les aumenta su angustia. Entonces, saber que tienen una enfermedad y dolores reales es fundamental”, señala el Dr. Pacheco.

Según el reumatólogo “es una enfermedad que se trata con medicamentos que relajan tendones y músculos y antidepresivos, pero ojo, eso no significa que las personas con Fibromialgia tengan depresión –aunque alrededor del 30% de estas personas sí está depresiva-”. También hay otros remedios que se recetan con menor regularidad para tratar Fibromialgia crónica, pero en general no se usan analgésicos, anti inflamatorios, tranquilizantes ni pastillas para dormir, porque “el tratamiento no se basa sólo en corregir el dolor o la cantidad de tiempo que el paciente duerme, sino curar la enfermedad en sí y mejorar la calidad del sueño”.

Finalmente, el especialista advierte que “el tratamiento para este reumatismo es largo, lento y difícil porque hay que esperar que el medicamento haga efecto. En general, una crisis de Fibromialgia se trata entre 8 y 12 meses y recién después de ese tiempo se pueden empezar a disminuir las dosis de los medicamentos”.

Califica este Artículo
5 / 5 (5 votos)

Categoría: Exámenes y Equipo Médico.




One Response to “FIBROMIALGIA, UN REUMATISMO QUE PASAMOS POR ALTO”

  1. Maritza Quezada Brito Dice:

    Con respecto al Dr. Pacheco puede que sea un buen medico pero coo persona no vale nada, si el sabe como es esta enfermedad, debería ser mas cercano sus pacientes , te atiende como un numero mas $$$$$. Hoy fui a verlo por que me dio una crisis muy dolorosa me ausente por dos dias a mi trabajo y cuando le solicite una licencia por estos dos días dijo que por esta enfermedad no se daba licencia y tampoco un certificado se molesto muchísimo. Tengo una prima que hasta la hospitalizan para calmar sus crisis.
    para mi es una miseria humana este tipo y hacia mas de un año que me trataba.


Deja un comentario