Fiebre Amarilla


Nombre de la enfermedad y sinónimos
La fiebre amarilla es una infección viral transmitida por mosquitos y caracterizada por la presencia de fiebre, ictericia, insuficiencia renal y hemorragias.

También suele denominarse esta enfermedad como:

Infección de Bunyavirus
Vómito negro

Causas-Etiología
Esta infección está producida por un arbovirus que penetra en el organismo a través de la picadura de los mosquitos Aedes aegypti, Aedes africanus y Haemagogus, siendo el ser humano y el mono los huéspedes en el ciclo de transmisión de la infección.

Esta enfermedad es común en América del Sur y Africa, en la zona del Sahara.

Datos relevantes
La infección puede ser de gravedad variable, de inicio súbito, caracterizada por fiebre, ictericia, bradicardia, albuminuria, hemorragia, sobretodo digestiva, y cefalea.

El periodo de incubación es de 2 a 3 días y el de invasión de 2 a 5 días. Al principio la fiebre puede llegar a alcanzar los 40ºC con taquicardia, mientras que el segundo día suele ir asociada de badicardia (signo de Faget). Al cabo de unos pocos días, 3 a 9, cede la fiebre pero sigue la bradicardia y aparecen el resto de las complicaciones, dolor de cabeza, dolores musculares, pérdida de apetito, vómitos, ictericia. Este periodo se llama etapa temprana.

Le sigue una etapa de remisión, en la que los síntomas desaparecen. La mayoría de los individuos se recuperan en esta etapa, aunque un 15% pueden progresar a una tercera etapa de mayor peligro. La tercera etapa se denomina periodo de intoxicación y se caracteriza por disfunción multiorgánica, insuficiencia hepática y renal, trastornos de sangrado que pueden llegar a hemorragia constante, disfunción cerebral que comprende delirio, convulsiones, coma y en un 20 a un 30% de los casos puede llegar a producirse la muerte.

Aunque puede afectar a individuos de todas las edades, el riesgo es mayor en las personas de mayor edad.

Diagnóstico

Se debe de sospechar de la existencia de esta enfermedad en los individuos que presentan los síntomas descritos y que hayan viajado a zonas donde prolifera la enfermedad. El diagnóstico se confirmará mediante una análisis de sangre para la detección del virus, antígenos o anticuerpos virales.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para esta enfermedad, sólo para aliviar los síntomas (líquidos por vía intravenosa y productos sanguíneos para cuando hay sangrado grave y dialisis en caso de insuficiencia renal).

Prevención

Si se pretende viajar a una zona donde se presente esta enfermedad, es importante la vacunación previa consultando siempre con el médico unos 15 días antes del viaje y tomar medidas para repeler a los mosquitos, utilizar ropa adecuada y mosquiteros en puertas y ventanas.

Especialidad médica que la trata
Medicina interna

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario