Fórmulas de Nutrición Enteral (Oral)


¿QUÉ ES?
Las fórmulas de nutrición enteral se usan como sustitutos nutricionales en los pacientes que son incapaces de obtener suficientes nutrientes de sus dietas. Estas fórmulas se toman por vía oral (boca) o a través de un tubo de alimentación y son usadas por el cuerpo para obtener energía y para formar las sustancias que son necesarias para el funcionamiento normal del cuerpo.

Los pacientes más propensos a necesitar una alimentación enteral, son los afectados por las siguientes condiciones: síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA); quemaduras; cáncer; infecciones prolongadas; problemas del riñón; problemas del hígado; problemas pulmonares; problemas del páncreas; problemas estomacales; cirugía; trauma o vómitos prolongados.

Si algo de la información en este folleto le causa preocupación especial o si quiere información adicional acerca de su medicamento y al uso del mismo, consulte con su médico, enfermera, dietista o farmacéutico. Recuerde que debe guardar éste y todos los demás medicamentos fuera del alcance de los niños y que nunca debe compartir sus medicamentos con otras personas.

ANTES DE USAR
Si está usando esta fórmula nutricional enteral sin prescripción médica, lea y siga cuidadosamente cualquier advertencia que venga en la etiqueta.

Debe ser especialmente cuidadoso si usted . . .

es alérgico a cualquier otro medicamento, ya sea recetado o no;
está embarazada, piensa quedar embarazada o está dando de lactar;
está usando cualquier otro medicamento recetado o no;
tiene cualquier otro problema médico, especialmente problemas estomacales o intestinales o malnutrición (severa).
Si tiene alguna pregunta, consulte con su médico, enfermera, dietista o farmacéutico.

USO APROPIADO
Su alimentación enteral puede ser administrada por vía oral (boca) o a través de un tubo de alimentación. Use la cantidad recomendada por su médico.

Para los pacientes que están recibiendo nutrición enteral en forma de líquido oral:

Esta preparación viene lista para usarse.

No es necesario ninguna dilución a menos que su médico le indique lo contrario.

Agite bien la preparación antes de abrirla.

Refrigérelo después de abrirlo, manténgalo fuera del alcance de los niños.

La mayoría de las fórmulas pueden guardarse en la refrigeradora durante 1 ó 2 días.

Revise la etiqueta de su producto.

Para los pacientes que están usando esta preparación en forma de polvo:

Para mezclar el medicamento o darle otro uso, siga cuidadosamente las instrucciones del empaque.

Cualquier solución que no haya sido usada deberá mantenerse en el refrigerador y fuera del alcance de los niños.

La mayoría de las fórmulas pueden guardarse en el refrigerador durante 1 ó 2 días.

Revise la etiqueta de su producto.

Para guardar el envase sin abrir:

Guarde este medicamento fuera del alcance de los niños. Guárdelo alejado del calor y la luz directa. No lo guarde en el baño o cerca del lavaplatos en la cocina ni en otros sitios húmedos. El calor o la humedad pueden deteriorar la fórmula de nutrición enteral. Evite la congelación de la fórmula de nutrición enteral. No la refrigere, a menos que el producto haya sido abierto o mezclado. No conserve fórmulas de nutrición enteral cuya fecha de vencimiento haya expirado o fórmulas que ya no necesita. Asegúrese de desechar las fórmulas de nutrición enteral en un sitio fuera del alcance de los niños.

PRECAUCIONES
Las fórmulas enterales deben ser manipuladas correctamente para protegerlas contra bacterias. Las fórmulas enterales deben usarse antes de cumplir 12 horas de estar a temperatura ambiente y luego deben ser desechadas.

Si está tomando su alimentación enteral a través de un tubo, las fórmulas enterales que son demasiado espesas pueden obstruir el tubo de alimentación. Si esto ocurre, consulte con su médico, enfermera, dietista o farmacéutico.

EFECTOS LATERALES
Efectos secundarios que deben ser informados a su médico

Más comunes — Confusión; convulsiones; disminución en la cantidad de orina; sequedad en la boca; necesidad frecuente de orinar; aumento de la sed; ritmo cardíaco irregular; cambios mentales o del estado de ánimo; calambres o dolores musculares; adormecimiento o cosquilleo en las manos, pies o labios; falta de aliento o dificultad para respirar; nerviosismo sin explicación; cansancio o debilidad inusuales; debilidad o pesadez en las piernas; pulso débil

Efectos secundarios que usualmente no requieren atención médica

Más comunes — Estreñimiento; diarrea; náuseas o vómitos

Otros efectos secundarios no mencionados anteriormente, también pueden ocurrir en algunos pacientes. Si usted nota cualquier otro efecto, consulte con su médico, enfermera, dietista o farmacéutico

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja una respuesta