Hábitos de estudio: ¡Para empezar bien el año escolar!


Crearles un sistema desde pequeños los hace sentir más seguros, optimiza su tiempo y aumenta la eficacia en el proceso.

¡Marzo otra vez! Atrás han quedado las vacaciones y se inicia otro año escolar, y con ello, un sinnúmero de responsabilidades, entre ellas, estudiar.

“Los hábitos de estudio son de vital importancia en la vida escolar del niño, ya que contribuyen a optimizar su tiempo, aumentan la eficacia del proceso, lo hacen sentir más seguro en sus conocimientos (autoestima) y ayudan a los padres, ya que los hijos deberían ser capaces de tener un sistema de estudio autónomo, donde ellos sólo guían el proceso”, explica Kareen Portugueiz, psicopedagoga de Clínica Alemana.

En consulta, la especialista recibe a alumnos desde los 9 hasta los 18 años. Aquí trabaja en conjunto con los padres y les ayuda a aprender un sistema de hábito de estudio. “El nivel de concentración depende de la personalidad, intereses y aptitudes del niño(a). Por ejemplo, hay algunos que son más inquietos y se desconcentran más fácilmente”, sostiene.

Kareen Portugueiz es psicopedagoga y profesora de Educación Básica, y trabaja hace 12 años en el Departamento de Pediatría de Clínica Alemana, área en la que se desempeña como coordinadora del Programa de Entretención de Niños Hospitalizados y de la sala de juegos de la Urgencia Escolar. Desde 2007, atiende a niños en la Unidad de Adolescencia.

El lugar de estudio debe ser:
– Iluminado
– Relativamente silencioso y tranquilo
– Sin televisión ni radio
– Con una mesa o escritorio de trabajo, el que debe estar despejado (sin distractores como juguetes)
– Tener todos los materiales que necesita para no interrumpir el proceso parándose a buscar cosas.
– Disponer de un reloj
– En caso de niños pequeños, es útil tener un recuadro de refuerzos positivos.

A continuación, entrega una serie de consejos para que crear hábitos de estudio no sea una tarea imposible.

¿Cómo debe ser organizado el sistema de estudio?
Debe ser sencillo y complementario del aprendizaje que se realiza en el colegio. Lo ideal es que sea un hábito diario, cuya función principal es ayudar al niño a organizarse y dejar tiempo para que realice otras actividades de interés propias de su edad. El primer paso es organizar en la casa el “cómo”, “qué” y “cuánto” estudiar. Idealmente, después de llegar del colegio los niños deberían tener, al menos, una hora para comer y descansar, y luego hacer las tareas según el horario que tengan dependiendo la edad.
A qué edad deben comenzar?
Los hábitos de estudio conviene instaurarlos desde que son pequeños, cuando entran a 1 básico, entre los seis y siete años.

La concentración está directamente relacionada con la edad y de esto dependerá el tiempo que el niño dedica al estudio, además de las aptitudes, entorno, motivación e intereses. Mientras mayor es el niño más es la capacidad de concentración. Además, la motivación juega un papel primordial, ya que hará que esté más receptivo al aprendizaje y más entretenido.

¿De qué manera se pueden motivar?
Siempre es necesario tomar en cuenta los intereses y aptitudes de los niños. Trabajar en su casa debe ser algo agradable para ellos. Es muy útil que reciban refuerzos positivos de parte de los padres, teniendo en cuenta la edad, ya que mientras más pequeños son, los refuerzos deben ser más concretos.

Si el niño es más grande, ¿es tarde para comenzar?
Nunca es tarde para crear hábitos de estudio. Sin embargo, mientras antes se inicia este proceso, el niño tendrá más entrenamiento en esta materia, por lo que se le hará más fácil seguir el ritmo y una rutina de trabajo diario.

¿Qué papel deben desempeñar los padres en este proceso?
Los padres son fundamentales para inculcar este hábito, pero su rol es actuar como guías, no como profesores. Deben limitarse a contestar dudas, motivar y reforzar las conductas para que sus hijos actúen en forma autónoma y responsable frente a sus deberes escolares.

Principales consejos
– Establecer un horario de estudio de acuerdo con la edad y motivaciones del niño, y organizado por asignaturas.
– Motivar al niño, por ejemplo, dejando que elija algunos materiales de trabajo como los lápices, el estuche y los cuadernos. Es aconsejablesalir a comprar con ellos para hacerlos partícipes de este proceso desde el comienzo, escogiendo sus útiles escolares.
– Al llegar del colegio deberían tener al menos una hora para comer y descansar, y luego hacer las tareas.
– Reforzar actitudes responsables.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario