Intervenciones quirúrgicas sin ingreso (Cirugías ambulatorias)


¿Qué clase de intervenciones pueden hacerse en cirugía ambulatoria?

La cirugía mayor ambulatoria o CMA es aquella que engloba un conjunto de operaciones que se realizan con anestesia general, regional, local o sedación y que requiere cuidados postoperatorios poco intensivos y de corta duración. No precisan ingreso hospitalario y permiten el alta de los pacientes en pocas horas.

Los procedimientos elegidos para intervenir por CMA, lo que se denomina habitualmente “cartera de procedimientos”, son muchos e implican a la práctica totalidad de las especialidades quirúrgicas.

Al comienzo se incluyeron sólo aquellas intervenciones mejor protocolizadas y con menor riesgo. Luego se fue ampliando la selección, no sólo a procedimientos más complejos, sino también a pacientes con un mayor riesgo individual.

Intervenciones quirúrgicas sin ingreso (Cirugías ambulatorias) Preguntas y Respuestas

Por lo general las operaciones se caracterizan por:

¿Cuáles son los procedimientos operados con más frecuencia por CMA?

La lista de procesos dada inicialmente por el Ministerio de Sanidad se ha ido incrementando y hoy, en la mayoría del país, se intervienen los incluidos en la siguiente tabla:

¿Qué pacientes no pueden ser operados por CMA?

Una vez valoradas las enfermedades asociadas de los pacientes (diabetes, enfermedades cardíacas, bronquitis crónica, insuficiencia renal, etc.) se aceptan todos aquellos que no presenten riesgo operatorio o bien éste sea mínimo. Los enfermos con un riesgo algo aumentado se incluyen siempre que no se intervengan con anestesia general. Quedan excluidos:

¿Dónde se realizan las operaciones de CMA?

Los enfermos pueden ser sometidos a intervenciones de CMA en el seno de los hospitales o incluso en instalaciones, anexas o no, a un gran hospital. Lo cierto es que una estructura y organización propias suponen una importante mejora en su eficiencia, siendo las unidades de CMA las que realmente reúnen estas circunstancias.

La unidad de CMA se define como una organización de profesionales sanitarios que ofrece asistencia sanitaria multidisciplinaria a procesos mediante CMA, y que cumple unos requisitos funcionales, estructurales y organizativos de forma que garantiza las condiciones adecuadas de calidad y eficiencia para realizar esta actividad.

Hay unidades de diferentes tipos:

Todas ellas deben disponer de un área de consultas, recepción de pacientes, sala de espera, vestuarios de pacientes y de personal, área de preparación preoperatoria, quirófanos, sala de despertar y área de recuperación hasta el momento del alta.

¿Cuáles son los pasos que va a seguir el paciente?

La atención que se presta a los enfermos en CMA está por lo general perfectamente protocolizada. Las etapas por las que el paciente va a pasar son las siguientes:

  1. Ingreso en la unidad: Se produce a primera hora de la mañana, debiendo haber cumplido una serie de instrucciones la noche anterior, instrucciones que el enfermo conoce por los folletos informativos y por la llamada telefónica del personal de enfermería.
  2. Preparación preoperatoria: Diferente según el tipo de anestesia y de enfermedad. Suele canalizarse una vena del antebrazo y la zona de la operación se rasura y se lava adecuadamente. A continuación se emplean fármacos para prevenir los vómitos, tranquilizantes y a veces antibióticos, dejando colocado un gotero.
  3. Traslado a quirófano: Llevada a cabo la preparación y tras un breve contacto con el cirujano y el anestesiólogo, el paciente es trasladado al quirófano con el historial clínico completo, quedando sus familiares en la sala de espera.
  4. Intervención quirúrgica: Se lleva a cabo bajo sedación, anestesia local, regional o general según la patología, características del paciente y preferencias del anestesiólogo y cirujano. Por lo general, los fármacos que se utilizan permiten una rápida recuperación de los enfermos con mínimos efectos secundarios. En cuanto al propio acto quirúrgico, la introducción en algunas enfermedades de técnicas poco agresivas ha mejorado la rapidez en la recuperación. Finalizada la intervención el cirujano contacta con la familia para informar.
  5. Sala de despertar: Al salir del quirófano el enfermo se traslada a esta sala para vigilar la recuperación de sus reflejos y controlar las constantes vitales. Un anestesiólogo y un diplomado en enfermería valoran la respiración, la tensión arterial y el pulso, el estado de conciencia y el color del paciente, decidiendo el momento en el que puede pasar a la sala de recuperación.
  6. Sala de recuperación: El personal de enfermería ejerce en este momento la importante misión de volver al paciente a la normalidad. El control del dolor ostoperatorio, la prevención de las náuseas, vómitos, mareo, la vigilancia de la herida operatoria y la recuperación de la micción espontánea, son claves para confirmar la recuperación antes del alta. Se controlan las constantes vitales cada hora, y se procede a iniciar el levantamiento, la ingesta de alimentos y a retirar los goteros, más o menos rápidamente, según el tipo de anestesia utilizada. En esta sala los pacientes reanudan el contacto con sus familiares.
  7. Criterios de alta: Transcurridas de 1 a 6 horas desde la operación el enfermo es sometido a un detallado examen físico y psíquico para ver si está en condiciones de volver a casa. Éste es un acto cuya responsabilidad recae en el equipo que ha intervenido al paciente y genera un documento o informe que quedará en la historia clínica. Aquellos enfermos que no reúnen los criterios requeridos para el alta deben quedar ingresados en el área de hospitalización de cada especialidad.
  8. Alta de la unidad: Cuando el paciente ha sido autorizado por el equipo médico para ir a su domicilio, recibe toda la información acerca de los cuidados postoperatorios (información oral y escrita), el informe de alta, la medicación a tomar durante el postoperatorio, el teléfono de contacto de 24 horas y la fecha de revisión en la consulta.
  9. Traslado al domicilio: El paciente intervenido por CMA no debe conducir durante las primeras 24-48 horas. El traslado se realiza por parte de un acompañante o familiar que debe haber comprendido las instrucciones dadas igual que el paciente. Es excepcional precisar traslado en ambulancia.

¿Qué seguimiento debe realizarse tras la intervención?

Cuando el enfermo es dado de alta mantiene un estrecho contacto con la unidad al disponer de un teléfono de contacto las 24 horas que le permite resolver cuantas dudas puedan surgir. Por lo general, el personal de enfermería de las unidades programa una llamada telefónica para el día después que va a permitir conocer como se está llevando a cabo la recuperación y transmitir observaciones o consejos. Los pacientes valoran muy positivamente esta llamada que se interpreta como un elemento más de los cuidados que reciben tras la intervención. En algunas unidades se ha incluido una visita domiciliaria, bien por personal de la propia unidad o a través de atención primaria, que no resulta imprescindible, pero que es un elemento más de calidad en la atención a estos enfermos.

Califica este Artículo
4.50 / 5 (4 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario