LA IMPORTANCIA DE LA MAMOGRAFÍA


El Cáncer de mama es la segunda causa de muerte por tumores malignos en las mujeres chilenas. Un diagnóstico precoz permite mejorar los resultados del tratamiento y disminuir la mortalidad.

Progresivamente, el cáncer de mama ha aumentado su desarrollo. En Chile, estudios señalan que una de cada 14 mujeres lo padecerá en algún minuto de su vida. En este contexto, es de gran importancia que la población femenina conozca las medidas de prevención y se practique exámenes que permitan su detección temprana.

La Mamografía es una radiografía de las mamas realizada con máquinas y técnicas especiales que permiten su visualización mediante Rayos X.
Según el Dr. Fernando Gómez, cirujano oncólogo del Centro de la Mama de Clínica Santa María, “la mamografía reduce en un 30% la mortalidad por cáncer de mama en el grupo de mujeres que se somete a un programa de chequeo mamográfico”. La mamografía en conjunto con un control clínico, permite detectar cualquier problema en sus etapas iniciales. De lo contrario, podría encontrarse el tumor cuando ya ha crecido y desarrollado metástasis, convirtiéndose en una situación bastante más compleja de resolver.
Esto porque la mamografía de screening o detección precoz es un método efectivo para pesquisar lesiones o anormalidades mamarias en sus primeras etapas, que no son evidentes en el control clínico del especialista. De ahí su importancia, ya que la temprana detección de lesiones permite lograr altas tasas de curación y evitar la pérdida de la glándula mamaria.

Sin embargo, la mamografía por sí sola no es lo suficientemente precisa para entregar una evidencia definitiva de la presencia o ausencia de un cáncer. Si una mamografía indica la presencia de una masa de tejido anormal, se solicitarán exámenes adicionales para determinar si en realidad está presente el cáncer de mama.

– Recomendaciones y Factores de Riesgo

El Dr. Gómez asegura que a partir de los 40 años las mujeres deben efectuarse una mamografía anualmente y que, si existen antecedentes familiares, consulte al especialista porque puede ser necesario iniciar el screening antes de los 40 años.

Una historia familiar en que la mamá, abuela, hermana o hija han padecido de Cáncer de Mama u Cáncer de Ovario, es uno de los factores más importante en el aumento de probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Otros antecedentes de riesgo son el no tener hijos o ser madre por primera vez después de los 30 años, comenzar la menstruación antes de los 12 años o la menopausia después de los 55, haber estado sometida a terapia hormonal de reemplazo por más de cinco años -asociada a progestinas-, ser fumador crónico o consumir alcohol más allá de lo habitual.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario