La importancia de que los niños usen Internet de manera segura


Uno de los principales consejos de supervisión es que el computador o la conexión estén en un lugar “público” de la casa.

Cada tarde, Tomás, de sólo 8 años, se sienta junto a su abuela para explicarle cómo usar Internet. Y es que en la tecnología donde más se nota la brecha generacional. Por eso es tan importante tener especial cuidado cuando los niños y adolescentes la utilizan, ya que a pesar de sus múltiples utilidades, existen riesgos que no se deben ignorar.

Así lo explica la doctora Marcela Abufhele, psiquiatra infantil de Clínica Alemana, quien señala que, sin duda, es una herramienta muy necesaria, pero los hijos deben ser guiados en su utilización debido a los potenciales riesgos que existen.

“Es fundamental entender, sobre todo en la supervisión de adolescentes, el llamado ‘gap’ o brecha digital generacional, en donde los niños y jóvenes conocen mucho más acerca de las herramientas de Internet que sus padres. Incluso, comúnmente son ellos quienes los introducen en su uso, lo que significa que frente a la navegación, los papás son ‘ignorantes tecnológicos’, por lo que los hijos tienen control total sobre lo que ven y hacen en la red”, enfatiza.

Es por ello que es fundamental que los adultos retomen el control, se informen de los mecanismos de seguridad existentes y conozcan las alternativas de regulación y seguridad que están disponibles por los proveedores de conexión o en las mismas páginas de navegación.

¿A partir de qué edad los niños pueden utilizar Internet?
Más que la edad específica, lo importante es que sea una introducción gradual, primero al computador como una herramienta que tiene varios fines, y no sólo como juego, junto con otorgarle un tiempo restringido a su uso. Es fundamental que la familia sea consistente en este sentido, modelando un uso apropiado del computador. Respecto de Internet, su utilización debe iniciarse en el periodo escolar y SIEMPRE supervisado por los padres u otros adultos.

¿De qué manera los padres deben supervisar el uso de Internet en los niños?
Supervisado no significa que deba haber una vigilancia directa del contenido a todas las edades. En los escolares pequeños se requiere una observación directa de lo que están viendo y el uso que le dan a la navegación, de modo de ofrecer una guía responsable. Con niños más grandes, sobre todo adolescentes, se requiere un nivel de supervisión menos directa para no ser invasivo, pero eficiente en evitar los riesgos potenciales.

¿Cuáles son los principales riesgos que existen en Internet?
Los riesgos son múltiples y dependen, fundamentalmente, de las características de vulnerabilidad de cada niño y del periodo de desarrollo en que se encuentre. Los más graves son el grooming (extorsión en línea que realiza un adulto a un niño para que acceda a peticiones de connotación sexual) y el cyberbullying (acoso cibernético que incluye amedrentamiento, burla, difamación, intimidación y agresión), pero también existen otros asociados a la sobreexposición a imágenes o información violenta, sexual, pornográfica o bien a la vulneración de derechos de privacidad e intimidad de los niños y jóvenes.

Consejos:

Una medida fácil y práctica de supervisión es que el computador o la conexión a Internet estén en un lugar “público” de la casa, es decir, en un escritorio o sala de estar, para que el niño sepa que en cualquier momento puede entrar o pasar un adulto. También se aconseja que nunca esté encerrado con llave en su pieza y mantener un uso restringido en tiempo. Esto impide la observación de contenidos y páginas pornográficas, junto con el envío de imágenes sin supervisión.
Lo importante no es el tipo de equipo que utiliza el niño o adolescente (móvil o fijo), sino más bien cumplir con normas básicas de supervisión como lo antes señalado y lograr mantener las medidas instauradas por los padres, ya sea con notebook o desktops.

– ¿Está contraindicado el uso de WebCam?
Siempre debe considerarse el “por qué” son necesarias. Obviamente si hay un miembro de la familia que vive lejos y es el modo de comunicación está bien su uso, siempre junto con la familia. Las cámaras externas tienen la ventaja de que se pueden instalar y desinstalar según su uso. En cambio, cuando vienen incluidas es fundamental la supervisión.

Algo que caracteriza al cyberbullying es que las víctimas, niños y jóvenes, no lo reportan debido a que no tienen confianza en que los adultos (padres, profesores y autoridades del colegio) hagan algo al respecto y creen que sólo empeorarán las cosas. Por lo tanto, es muy importante mantener una comunicación fluida y responsable con los hijos, que ellos sepan que tendrán el apoyo, contención y protección efectiva por parte de los adultos cuidadores ante situaciones abusivas.

¿Cómo prevenir estos riesgos?
Los riesgos a los que los niños se exponen en “directo” son los mismos a los que se exponen en Internet, con la particularidad de que existe un anonimato que permite la desinhibición en las conductas. Por lo tanto, se deben aplicar las mismas medidas preventivas que se emplean normalmente en los niños para prevenir abusos, y agregar lo que corresponde a la regulación y supervisión del uso y contenidos de Internet, tanto en la casa como en el colegio.

Se deben explicar (de modo apropiado a cada edad) los riesgos de ser seducidos, manipulados y agredidos por adultos o pares a través de la red; educar para que tengan cuidado en la entrega de información personal online, y regular el uso de cámaras y escáner de fotos. Asimismo, hay que realizar una supervisión rigurosa y directa de lo que los preescolares y escolares pequeños hacen y observan en Internet, ya que no deberían participar en redes sociales virtuales a tan corta edad.

¿Es lo mismo para los adolescentes?
En este caso es importante regular que el contacto online sea público y con personas conocidas, y supervisar el contenido de lo que se recibe y envía. Se les debe inculcar la importancia que tiene el autocuidado y la protección de su intimidad, y sobre todo mantener una comunicación clara con ellos centrada en la protección.

¿Cómo identificar si un niño está siendo víctima de algunos de estos peligros?
Las manifestaciones de que un niño o joven está siendo víctima de grooming o bullying son muy diversas y dependen de factores individuales de cada menor, pero siempre se debe sospechar que algo sucede cuando muestra cambios bruscos en su conducta o estado anímico sin causa aparente.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario