LA OBESIDAD, UNA EPIDEMIA DIFÍCIL DE CONTROLAR


En Chile, un 30% de la población tiene problemas de obesidad, debido no solo a una mala alimentación sino también a enfermedades endocrinas, sedentarismo o malos hábitos.

La obesidad es una alteración de naturaleza metabólica, caracterizada por un aumento excesivo de la grasa en el cuerpo. Sus causas son variadas, ya que factores como el estado anímico, el clima, la disponibilidad de los alimentos y la influencia social, influyen directamente en el consumo de alimentos ricos en azúcar.

Así también, un elemento importante en el sobrepeso ha sido la fuerte entrada de la “comida chatarra”, el sedentarismo y las enfermedades endocrinas. Por lo tanto, esta enfermedad depende en gran medida de la repercusión de los factores que gatillan el sobrepeso.

– La obesidad en niños

“En nuestro país un 7% de los niños menores de seis años son obesos, mientras que el 14% de los escolares entre nueve y 12 años padecen esta enfermedad. Por eso, es importante enseñarles desde pequeños a alimentarse sanamente y fomentar el deporte”, asegura Paula Díaz, psicóloga de Clínica Santa María.

Además de una mala alimentación, muchos trastornos del apetito se deben a disfunciones familiares como la separación de los padres o problemas de autoestima y sociabilidad, lo que puede predecir alteraciones psicológicas en la etapa adulta.

El objetivo general de un programa en el niño es lograr cambios en la conducta alimentaria y una actitud de refuerzo y control adecuado por parte de los padres. “Un programa que trate a los niños y no incluya a los padres no sirve de nada, ya que ellos son parte fundamental en la alimentación y un modelo para sus hijos. Por esto, deben estimular la actividad física para reforzar la construcción de una imagen positiva”, explica la especialista.

La psicóloga afirma que “como papás también tenemos que hacer cambios, es decir, si nosotros nos alimentamos mal cómo voy hacer que mi hijo no lo haga y siga un tratamiento. Asimismo, si no somos capaces de hacer cambios qué probabilidad hay que nuestros hijos también los realicen”.

– Cómo combatir la obesidad

Para que el tratamiento que se utilice sea el adecuado, es necesario conocer el origen de la obesidad. Esto es, saber si la persona tiene problemas endocrinos o es sedentaria, si los hábitos alimenticios son los correctos o si hay factores emocionales en los que se tenga que trabajar.

Debido a la variedad de factores que pueden influir en el sobrepeso, el tratamiento para la obesidad debe estar a cargo de un equipo multidisciplinario compuesto por médicos, enfermeras, nutricionistas, psicólogos y profesor de educación física.

“Cuando los pacientes han hecho muchas dietas y tratamientos y no han tenido buenos resultados, generalmente se desencadenan diversos sentimientos como frustración, fracaso, culpa y, de cierta forma, vergüenza al por no poder controlar el peso”, afirma la psicóloga Díaz.

El objetivo es el cambio en el estilo de vida y en las conductas que han permitido la manifestación clínica de la obesidad. Por esto, es importante que cuide su alimentación, realice ejercicios y estimule a sus hijos para que también lo hagan.

Por esto, Clínica Santa María cuenta con un Programa de Obesidad destinado tanto a niños como adultos, con el objetivo de reducir y mantener el peso y así obtener una mejor calidad de vida.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario