LA SOLUCIÓN PARA LOS PIES ARQUEADOS


El pie cavo es el trastorno inverso del pie plano, es decir, existe una pronunciación extrema del arco que puede generar dolor y deformidad. Conozca cómo solucionarlo.

Esta alteración, que afecta mayormente a los hombres y en la cual el arco del pie es demasiado alto, no siempre tiene causas conocidas. Aunque se ha visto que en algunas ocasiones existe relación con alteraciones neurológicas periféricas –enfermedades leves de los nervios periféricos, como la de Charcot Marie Tooth-, que generan un desbalance en los músculos de la pierna y llevan a la deformidad del pie.

El pie cavo genera dolor por dos razones:

1. Los talones se orientan hacia adentro y eso hace que se cargue mucho su borde externo.
2. Como se apoya sólo la parte de adelante y atrás, genera dolor en los metatarsianos.

– ¿Cómo puede tratarse?

El Dr. Sergio Fernández, traumatólogo de Clínica Santa María, explica que “cuando se determina tempranamente -esto es en el adolescente, porque antes de los doce años no se hace diagnóstico-, se puede corregir el desequilibrio de los músculos cambiando tendones de posición”.

Se trata de una intervención de las partes blandas, donde no se toca el esqueleto, lo que permite hacerla en individuos que no han terminado su etapa de crecimiento. “Es una gran reunión de pequeñas cirugías que se hacen, habitualmente, en un solo procedimiento quirúrgico”, dice el especialista.

“Si no se corrigen las fuerzas deformadoras, lo más probable es que el desequilibrio progrese. Por eso, hay que entender el tratamiento conservador sólo para los pies que ya se estabilizaron y eso se sabe después de un largo tiempo en que se usan plantillas que neutralizan las fuerzas y tienden a poner el pie en una buena posición, aliviando las molestias. Pero cuando se ve que secuencialmente hay que aumentar cada vez más los tamaños de la plantilla, es necesario operar”, asegura el Dr. Fernández.

Es muy importante que las personas con pie cavo sepan, desde el principio del tratamiento, que en aquellos casos en que se verifica progreso de la deformidad, lo más probable es que requieran una cirugía.

La operación es la solución definitiva. Luego de ella, los pacientes deben usar una bota de protección; a las dos semanas en los más jóvenes y a las tres en mayores de 18, se cambian las curaciones, se retiran los puntos y pueden volver a caminar con algunas restricciones. Alrededor del mes y medio, ya se está en condiciones de volver a la vida normal.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




One Response to “LA SOLUCIÓN PARA LOS PIES ARQUEADOS”

  1. ariel Dice:

    tengo 14 años y tengo las piernas arqueadas y yo practico atletismo que tengo que hacer para curarme las piernas


Deja un comentario