Las bondades del chocolate


Con un mínimo de 70% de cacao, sin azúcar ni manteca animal o vegetal, es como debe ser el chocolate para obtener todos sus beneficios.

El chocolate es uno de los mayores placeres del mundo y sobre todo de las mujeres, las cuales sienten una especial debilidad frente a él. En el último tiempo se le han descubierto una gran cantidad de propiedades que benefician la salud, transformándolo en más que una simple golosina.

Rinat Ratner, directora de la carrera de Nutrición y Dietética, Facultad de Medicina Clínica Alemana – Universidad del Desarrollo, explica que el cacao, producto esencial del chocolate, posee flavonoides, potentes antioxidantes que ayudan a prevenir el congestionamiento de las arterias, colaborando en la prevención de ataques al corazón y derrames cerebrales.

“Además, se ha encontrado una asociación entre consumo de chocolate y elevación de endorfinas, por lo que tras su consumo pudiese presentarse sensación de placer y felicidad, lo que nos hace estar más dispuestos a disfrutar en pareja o a tolerar los malestares típicos de la menstruación. La sustancia responsable de esto es la feniletilamina”, sostiene la especialista.

¿Cómo se elige un buen chocolate?
-Debe tener un alto porcentaje de cacao (70% y más).
-No debe contener azúcar.
-No debe tener adición de otras fuentes de grasa como manteca vegetal o manteca animal.

Si bien el chocolate posee variados beneficios, éste se debe ingerir con moderación debido a su aporte calórico y nunca sobrepasar los 30 gramos diarios, aunque siempre debe ser ingerido como parte de una dieta balanceada. El consumo en niños no debe sobrepasar esta cantidad, ya que el cacao contiene cafeína y teobromina, ambas sustancias consideradas estimulantes del sistema nervioso central, lo que podría provocarles alteraciones del sueño.

Otra característica del chocolate es que no eleva los niveles de colesterol sanguíneo porque su grasa, si bien es de tipo saturada, está compuesta principalmente por el ácido grasos esteárico, el cual tienen un efecto neutro sobre el nivel de colesterol plasmático.

Sin embargo, para obtener todos sus beneficios hay que escoger uno que sea amargo, con un mínimo de 70% de cacao, que no incluya mezclas de manteca animal o vegetal, porque estas contienen ácidos grasos saturados, los cuales se asocian con la elevación del colesterol sanguíneo.

Quienes deben tener precaución en su consumo son las personas que sufren frecuentemente de jaquecas o dolores de cabeza, porque se ha descubierto que el cacao contiene tiramina, elemento asociado a estos males. Además de las personas con esofagitis, reflujo esofágico, gastritis o úlceras gastro duodoneles por su efecto irritante.

Beneficios del chocolate:

– Es un potente antioxidante, lo que lo hace un interesante protector de las funciones celulares, previniendo enfermedades degenerativas como algunos tipos de cáncer, diabetes tipo II, cataratas, Alzheimer y Parkinson
– Disminuye la presión arterial
– Aumenta los niveles de “colesterol bueno”
– Tiene efecto antiplaquetario, previniendo la formación de trombos
– Ejerce protección cardiovascular y cerebrovascular
– Reduce el síndrome de fatiga crónica.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario