Los calambres durante el embarazo


Son más habituales en las noches y se asocian a la mala circulación, principalmente, de las extremidades inferiores.

Es muy común que durante el último trimestre de embarazo las mujeres sientan calambres durante las noches o muy temprano en la mañana. Aunque no se sabe la causa exacta, se relacionan con el aumento de peso, el sedentarismo y los cambios vasculares de tipo venoso en las extremidades inferiores.

El doctor Ricardo von Muhlenbrock, ginecólogo de Clínica Alemana, explica la relación del embarazo con estas molestas contracciones, que se caracterizan por aparecer de forma brusca e involuntaria, inhabilitando y dejando rígido al tejido afectado por algunos segundos, sobre todo cuando el cuerpo está en reposo. Dr. Ricardo von Muhlenbrock
Ginecólogo

¿Por qué se dan más en la noche?
Puede deberse a que se ha acumulado ácido láctico durante el día y en la noche se retarda su eliminación. Además, el retorno venoso en las piernas y pies es más lento.

¿Qué influencia tiene el peso de la embarazada?
Teóricamente, el aumento de peso materno produce mayor fatiga muscular, pero se da también en embarazadas de peso normal en forma frecuente. También influye estar muchas horas de pie y la falta de reposo acostada, ya que esa posición ayuda a mejorar el retorno venoso de las extremidades inferiores.

¿La actividad física puede evitarlos?
Lo que ayuda son los ejercicios que mejoran la circulación venosa de las extremidades inferiores y un reposo adecuado de la embarazada, sobre todo en los últimos tres meses de gestación.

Hay mujeres que los pueden presentar más? ¿qué pueden hacer para prevenirlos?
No está claro, pero sí hay pacientes que tienen calambres frecuentes sin embarazo y, por supuesto, los van a presentar más intensos cuando estén embarazadas. Para evitarlo, es recomendable, antes de acostarse, mejorar el “retorno venoso” de las piernas, con masajes en las pantorrillas, tenderse con los pies en alto o darse un baño de tina con agua caliente.

¿Es efectivo que el déficit de potasio se relaciona con la aparición de calambres?
En general, los electrolitos en el embarazo se alteran por la hemodilución fisiológica que se produce a lo largo de la gestación. Pero también se ven alterados otros electrolitos relacionados con la aparición de calambres, como el sodio y el magnesio. Por eso, las sales de magnesio se usan para la prevención de calambres y existe el secreto de naturaleza de ponerse un poco de sal bajo la lengua para evitar o disminuir la duración del calambre.

¿Qué hacer con los calambres?

Una vez que se presentó el calambre, se recomienda masajear la zona afectada con el músculo elongado. Por ejemplo, si es en la pierna, hay que estirarla; si es en la pantorrilla, se debe elongar la pierna y empujar los dedos del pie hacia arriba; cuando es el pie el afectado, se puede llevar el dedo gordo hacia arriba. Asimismo, se sugiere elongar las pantorrillas antes de acostarse. Cuando ya se pasó el calambre, es bueno caminar un rato antes de volver a acostarse.

También hay que evitar la inactividad y estar demasiado tiempo de pie o sentada para mantener una buena circulación. Además, es importante no fumar y mantenerse hidratada, ya que favorece la aparición de calambres, no sólo durante el embarazo, aunque durante esta etapa los cambios hormonales influyen mucho más por la alteración de la concentración de electrolitos.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario