LOS RIESGOS DE LAS DIETAS DE MODA EN LOS ADOLESCENTES


Ahora que el verano está cada vez más cerca, las ganas de bajar de peso se acentúan. Por eso, los adolescentes buscan formas instantáneas de hacerlo con dietas extremas, que si bien tienen resultados a corto plazo, no se mantienen en el tiempo.

Las dietas para bajar de peso de manera rápida se vuelven una moda en este tiempo, cuando ya empieza a hacer calor. Sin embargo, toda dieta sin vigilancia médica o nutricional tiene riesgos, ya que los planes para bajar de peso son individuales y se ajustan tanto a la historia clínica como a las características de cada persona.

“Los riesgos de estas dietas es que pueden producir desbalances nutricionales, que impliquen un déficit de nutrientes indispensables para el desarrollo normal en esta etapa. Es aquí cuando ocurren diversos cambios físicos, como una mayor velocidad de crecimiento en talla, que produce un aumento en la demanda de energía, por lo que no hay que descuidar los requerimientos nutricionales”, cuenta Ximena Inostroza, Nutricionista de Clínica Santa María.

La especialista agrega que, “el hacer dietas extremas o de moda pueden lograr bajar de peso a corto plazo, lo que es satisfactorio para este grupo. Sin embargo, esto no siempre es exitoso a largo plazo. Tener un control nutricional hará que el paciente conozca su grado de sobrepeso u obesidad, composición corporal y meta nutricional. La Nutricionista entregará un plan de alimentación personalizado y de acuerdo a sus características individuales”.

Una alimentación acorde a su edad
Los adolescentes, como cualquier otro grupo etario, tienen requerimientos de alimentación de acuerdo a sus características individuales y a su actividad física. Según la Nutricionista, en general una alimentación completa en estos casos incluye el consumo de lácteos y frutas dos o tres veces al día, cinco a seis porciones de verduras crudas y cocidas, carnes de preferencia magras, cereales y panes integrales, además de beber abundante agua.

“En el caso de que quieran controlar su peso, la recomendación es eliminar el azúcar y las grasas, además de hacer actividad física en forma regular. Y en el caso de que quieran bajar de peso, lo mejor es que consulten a un Nutricionista, para evaluar el grado de sobrepeso u obesidad y tener una pauta individual”, aconseja Ximena Inostroza.

La familia, un gran apoyo
En esta etapa la familia juega un rol muy importante, debido a la inseguridad que invade a los adolescentes. Por esto, es fundamental que estén con ellos y los apoyen en todos los sentidos.

“El rol de la familia es fundamental, ya que en esta etapa son muy vulnerables. Producto de su apariencia y baja autoestima, están proclives a desarrollar trastornos alimentarios. Necesitan contención, compañía, aliento y que los padres vean esto como algo positivo y no como un castigo. Para eso, muchas veces es necesario modificar la canasta familiar de manera que el joven no se sienta discriminado”, afirma la Nutricionista.

Consejos para mantenerse bien
•Realizar actividad física de forma regular.
•Consumir lácteos descremados todos los días.
•Incluir diariamente frutas y verduras
•Comer cereales y pan integral.
•Planificar la alimentación, no improvisar.
•No usar el salero en la mesa.
•Respetar las ocho o nueve horas de sueño.
•No saltarse las comidas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario