MUERTE SÚBITA EN NIÑOS


Deceso de forma inesperada de una persona supuestamente sana. Realizarse chequeos médicos puede prevenir esta situación.

El corazón es uno de los órganos más importante de nuestro cuerpo. Por lo tanto, cualquier alteración que sufra puede ocasionar diversas complicaciones como una Muerte Súbita.

Este mal que afecta a niños y adultos no presenta síntomas y tiene una incidencia del 5% en los pequeños y un 15% en personas mayores. A pesar de ser una enfermedad poco frecuente, provoca un impacto mayor al ocurrir de forma inesperada.

Las causas de la Muerte Súbita no se conocen con certeza, sin embargo, según explica el Dr. Daniel Pérez, cardiólogo infantil y coordinador del Centro Cardiovascular Pediátrico de Clínica Santa María, existen cuatro patologías relevantes en los niños, que pueden ser los responsables de su aparición:

– Miocardiopatía Hipertrófica: Aumento del grosor de las paredes del corazón que se manifiesta con fatiga, sensación de palpitaciones mantenidas, dolor torácico o pérdida de conciencia. Cuando es hereditaria se presenta con Muerte Súbita en un 35% de la población, especialmente en deportistas.

– Anomalías Coronarias: Malformaciones que se presentan frecuentemente en escolares y adolescentes, siendo la segunda causa de Muerte Súbita.

– Síndrome de Marfán: Aumento inusual de la longitud de las distintas estructuras del cuerpo. La aorta se dilata más de lo normal y bruscamente se produce una ruptura de esta vena, ocasionando una Muerte Súbita.

– Displasia Arritmogénica del Ventrículo Derecho: Se presenta en adolescentes, debido a una infiltración grasa en el ventrículo derecho, llevando a una Arritmia Severa que puede llegar al paro cardiaco.

Así también, existen otras patologías responsables de la Muerte Súbita como las enfermedades pulmonares o del sistema nervioso central en el caso de los lactantes. En tanto, aquellas personas mayores de 40 años pueden sufrir un Infarto Agudo al Miocardio si poseen factores de riesgo cardiovascular como Diabetes, Obesidad o Hipertensión Arterial.

– Prevención

En la mayoría de los casos, este mal se presenta en los niños que realizan algún deporte competitivo. “El ejercicio obliga a que el corazón trabaje con un mayor gasto energético, lo que puede llevar a que la persona manifieste problemas cardiovasculares, síntoma que no aparece al estar en reposo”, explica el especialista.

A diferencia de los adultos, en los niños la Muerte Súbita no tiene relación con la Obesidad o Diabetes. Si bien no existen síntomas que permitan prevenir su aparición, es importante que esté atento si su hijo tiene dolores al pecho, desmayos al hacer ejercicios o si padece de palpitaciones acompañadas de mareo o pérdida de la visión.

Junto con esto, es importante realizar un electrocardiograma o una ecocardiografía para detectar alguna predisposición de esta enfermedad. “Si su hijo practica un deporte competitivo o tiene antecedentes cardiovasculares familiares significativos, debe realizarse el chequeo correspondiente. En ocasiones, los niños o adolescentes no le cuentan a sus padres de los síntomas por miedo a que no los dejen hacer deporte, no obstante, son muy pocos los casos en que se suspende la actividad física”, enfatiza el Dr. Pérez.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario