MUJER Y TABACO: CONOZCA SUS REPERCUSIONES


El hábito tabáquico en la mujer se ha extendido ampliamente, provocando diversas consecuencias negativas, tanto en el ámbito externo como interno. Atrévase a dejarlo con la ayuda de Clínica Santa María.

Hasta los años ’20 fue socialmente inaceptable que la mujer fumara. Sin embargo, en esa época comenzó un incremento en el consumo del tabaco debido a nuevas tendencias de comportamiento asociadas a la libertad, emancipación, aceptación social, trato igualitario, elegancia y sensualidad, además de la influencia de las “modas” y campañas publicitarias.

Desde entonces, la cantidad de mujeres con hábito tabáquico ha ido en aumento. De hecho, diversos estudios demuestran que las mujeres latinoamericanas fuman más que las africanas y las asiáticas.

La mujer ha comenzado a sufrir las mismas consecuencias que el hombre fumador, además de las propios de su condición femenina.

– Efectos del tabaco en la Mujer

1. Alteraciones en el Ciclo Menstrual: son mucho más frecuentes en las fumadoras; pueden sufrir dismenorreas (menstruaciones muy dolorosas) y ciclos irregulares.

2. Efectos sobre la fecundidad: los tóxicos del tabaco alteran el funcionamiento de las trompas de Falopio y crean mayor susceptibilidad a las infecciones de los órganos reproductivos, lo que conlleva a un mayor riesgo de problemas de infertilidad.

3. Embarazo: el feto está expuesto a los componentes tóxicos que circulan por la sangre materna y que atraviesan la barrera placentaria. Existe más riesgo de tener abortos espontáneos, placenta previa, parto y desprendimiento prematuro de placenta, rotura temprana de membranas e, incluso, malformaciones fetales.

Al fumar durante el embarazo y la lactancia, se compromete el futuro desarrollo físico e intelectual del bebé, que puede presentar déficit atencional y comportamiento con dificultad de adaptación a distintas situaciones.

Además, los hijos de madres fumadoras son más propensos a desarrollar enfermedades e infecciones de las vías respiratorias (neumonía, bronquitis).

4. Menopausia: produce envejecimiento prematuro de los ovarios, conjuntamente con alteraciones en su función cíclica. Se da entonces una menopausia más temprana (de 2 a 3 años antes) y acompañada de síntomas más agudos.

5. Sistema Óseo: la baja de los niveles de estrógenos al inicio de la menopausia suele ser intensa y, en consecuencia, la descalcificación ósea también, lo que hace del tabaquismo un factor que aumenta el riesgo de padecer Osteoporosis.

6. Mayor riesgo de Cáncer de Cuello Uterino: el cigarro aumenta al doble las posibilidades de cáncer de cuello uterino y el riesgo es directamente proporcional al tiempo de consumo de tabaco.

7. Belleza: la oxigenación de la piel se ve alterada, lo que puede llevar a un envejecimiento prematuro (arrugas antes de tiempo) y que la piel adquiera un color grisáceo. También puede haber debilidad y caída del cabello.

8. Autoestima: se es menos atractiva frente los demás, porque el tabaco provoca mal aliento e impregna con un olor desagradable el cabello, ropa y piel. No siempre sabrá si se ha sido rechazada por este motivo o por otras razones.

9. Sobre los que la rodean: las opiniones, valores y actitudes influyen decisivamente en el comportamiento de los niños pequeños que nos rodean. Esta influencia también es importante en la adolescencia. Las hijas de madres fumadoras tienen el doble de posibilidades de adquirir el hábito en el futuro.

Mujer, tú que has leído esta información, si fumas, intenta dejarlo. Que no lo hayas conseguido en un intento previo, no quiere decir que no puedas conseguirlo en el siguiente.

Algunas personas necesitan ayuda profesional para dejar de fumar; si ése es tu caso, te invitamos a que te incorpores a nuestro Programa de Abandono de Tabaco. Para más información llámanos al 461 2000 o envíanos un mail a prevencion@csm.cl

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




Deja un comentario