Oftalmología: ¿Qué exámenes hay que hacerse y cuándo?


Aunque no se manifiesten problemas a la vista, se recomiendan algunas visitas al oftalmólogo a ciertas edades para detectar enfermedades de manera precoz.

Todas las personas deberían ir al oftalmólogo no sólo por manifestar molestias oculares, sino también como control sano para realizarse un chequeo. En los niños lo pueden hacer los pediatras, pero después tienen que ser derivados al oftalmólogo.

Para personas sin factores de riesgo o enfermedades oculares, la Academia Americana de Oftalmología recomienda visitar a un especialista a las siguientes edades:

Hasta los dos años: Chequeo regular durante los controles pediátricos. Los realiza el pediatra.
De 3 a 5 años: Primera visita al oftalmólogo. Puede ser cada uno o dos años.
De 6 a 19 años: Realizar un examen si se presenta alguna molestia. Lo realiza un oftalmólogo.
De 20 a 29 años: Se recomienda una visita, aunque no haya molestias.
De 30 a 39 años: Hay que ir dos veces durante este periodo.
De 40 a 64 años: Cada dos a cuatro años.
De 65 años en adelante: Cada uno o dos años.

La Academia de Oftalmología recomienda consultar al oftalmólogo a las personas con los siguientes factores de riesgo:

– Nacimiento prematuro
– Retraso en el desarrollo
– Antecedentes familiares de alguna enfermedad ocular
– Herida seria en el ojo
– Uso de ciertos medicamentos
– Padecer enfermedades que afectan todo el cuerpo, como diabetes

El doctor Ricardo Stevenson, oftalmólogo de Clínica Alemana, explica que en la adultez hay que ir al especialista ante los siguientes síntomas: baja de visión, sobre todo si es súbita; visión de destellos o de objetos flotantes; distorsión, y dolor ocular o con la luz. “Lamentablemente, enfermedades como glaucoma o retinopatía diabética no tienen síntomas en etapas tempranas”, asegura.

Asimismo, las patologías sistémicas que podrían afectar la visión son la diabetes, enfermedades reumatológicas e hipertensión arterial severa. También pueden hacerlo el uso de medicamentos por largo tiempo, como corticoides, cloroquina o hidroxicloroquina, entre otros.

¿Por qué habría que tomar en cuenta estas recomendaciones?
Hay enfermedades que dan síntomas sólo en etapas tardías, como glaucoma y retinopatía diabética. Además muchos de sus efectos son irreversibles, por lo que es ideal un diagnóstico y tratamiento precoz.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oftalmología.




Deja un comentario