OSTEOPOROSIS: MANTENGAMOS NUESTROS HUESOS FUERTES Y SANOS


OSTEOPOROSIS: MANTENGAMOS NUESTROS HUESOS FUERTES Y SANOS
Esta enfermedad no genera síntomas, pero sí puede derivar en la fractura de huesos o un aplastamiento vertebral. Aprenda a prevenirla.

Es la más frecuente de las enfermedades óseas metabólicas y afecta a un importante sector de la población femenina mayor de cincuenta años. Por eso, es muy importante su prevención y correcto tratamiento.

La Dra. Dina Schachter, endocrinóloga de Clínica Santa María, cuenta que “la osteoporosis es la acentuación patológica de un proceso normal que reduce y debilita los huesos. Se caracteriza por el deterioro de la micro arquitectura ósea con el consiguiente riesgo de fractura o aplastamiento vertebral”.

Su causa se debe a diversos factores, entre los que destaca la edad, ya que por lo general ocurre después de la menopausia -entre los 45 y 55 años-. Sin embargo, hay otros elementos que son importantes en su origen, como el tabaquismo, la ingesta excesiva de alcohol, la alimentación pobre en calcio, la falta de ejercicios, enfermedades crónicas del riñón o pulmón, la diabetes, el cáncer, el reposo prolongado en cama, la menopausia precoz y el abuso de ciertos medicamentos como corticoides, anticonvulsivantes y hormonas tiroideas.

Junto a esto, se ha visto que existen factores predisponentes, como ser mujer, tener piel blanca, antecedentes genéticos y vivir en países nórdicos.

– Prevención

La especialista señala que “la mayor pérdida de densidad ósea ocurre en los primeros años de la menopausia. Por ello, el estrógeno es una medida preventiva importante si no hay contraindicación, pero existen otros tratamientos excelentes. En caso de necesitar un sustitutivo hormonal, se debe administrar durante los primeros años post menopausia; pero lo más importante, es mantener una alimentación equilibrada y rica en calcio, realizar actividades físicas y evitar el alcohol y cigarro”.

En las osteopenias más severas y si existen otros factores predisponentes es importante agregar Bifosfonatos, como el Alendronato o Risendronato, que inhiben la reabsorción ósea. Estos se ingieren una vez a la semana o al mes, dependiendo de las características y requerimientos de cada paciente. Es altamente selectivo y ha demostrado ser muy eficiente”, finaliza la Dra. Schachter.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario