Pacientes trasplantados de hígado y corazón evolucionan positivamente


Uno de los órganos benefició a un hombre de 55 años y el otro a uno de 51. Ambas intervenciones fueron realizadas durante el jueves pasado.

En forma paralela, dos hombres fueron trasplantados el jueves 28 de mayo en Clínica Alemana. Uno de ellos recibió un corazón y el otro un hígado, después de más de seis horas de cirugía. Actualmente, ambos están evolucionando positivamente.

El paciente trasplantado de corazón es un hombre de 55 años, quien sufría de miocardiopatía dilatada en fase terminal. Había sido enlistado para trasplante cardiaco en diciembre de 2008 y desde hace una semana se encontraba internado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Dipreca con arritmias ventriculares graves, lo que motivó a activarlo como urgencia y prioridad nacional tres días antes de la intervención.

El doctor Michael Howard, jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca de Clínica Alemana, explica que se trataba de un paciente grave que se había ido deteriorando progresivamente y que en los últimos días estaba en una condición muy crítica. En tanto, el doctor Luigi Lagazzi, comenta que fue una intervención exitosa y sin problemas técnicos, pero que dada la gravedad del paciente antes del transplante, su nuevo corazón ha requerido de bastante apoyo.

La esposa de este paciente cuenta que hace nueve días su marido “comenzó a tener arritmias frecuentes, sufría de ahogos y sentía mucho cansancio. La única alternativa era un trasplante, estamos confiados en que todo andará bien”.

El doctor Howard sostiene que las personas sometidas a un trasplante cardiaco exitoso, tienen una sobrevida superior al 80% al año y que la gran mayoría se reintegra a una vida prácticamente normal.

El hombre de 51 años que recibió el hígado ya había sido sometido a esta intervención hace dos semanas debido a un daño hepático crónico. Al respecto el doctor Juan Hepp, jefe del Equipo de Trasplante de Clínica Alemana, explica que “en la evolución, se presentó una obstrucción de la arteria del injerto, lo que obligó a efectuar este segundo trasplante
El especialista agrega que una vez que el paciente fue activado como urgencia nacional para recibir un nuevo trasplante, pasaron diez días hasta que se pudo disponer de un órgano compatible. Debido a la falta de donantes en el país, esta angustiosa espera ha tenido que ser vivida por muchas personas que no han tenido la misma suerte, lo que quedó de manifiesto en casos recientes como el de Felipe Cruzat, quien falleció en espera de un órgano.

Para la esposa de este paciente, el surgimiento de un donante volvió a darle esperanzas. “Cuando nos llamaron y nos avisaron que podían hacer el trasplante, sentí mucha alegría”, asegura.

El doctor Hepp aclara que si bien las posibilidades de sobrevida de un trasplantado de hígado son sobre el 90% al año, cuando se trata de un re-trasplante éstas se reducen a un 60%.

Ambas familias se manifestaron muy agradecidas con la familia del donante, con los médicos y con todos los que contribuyeron de alguna forma a que estas intervenciones se concretaran.
El donante fue un hombre que falleció debido a un accidente automovilístico fuera de Santiago. El procuramiento -extracción de los órganos- fue realizado la madrugada del jueves por un equipo de Clínica Alemana, integrado por los doctores José Miguel Palacios y Javier Vásquez, cirujanos de abdomen, Luigi Lagazzi, cardiocirujano, Marcelo Parra, cirujano general, y Carlos Altamirano, anestesista.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario