Padres solos: El desafío de ser un ‘súper papá’


Ya sea porque son viudos o porque la mamá se ha ido, estos hombres se enfrentan a múltiples tareas que tradicionalmente han sido realizadas por las mujeres.

Después de trabajar todo el día, Manuel llega a su casa a hacer las tareas con sus tres hijos. Los baña, les da la comida, los acuesta y después ordena la ropa para el día siguiente, la de él y la de los niños, una rutina que sigue religiosamente y que lo tiene catalogado entre sus amigos como “el súper papá”.

Sin embargo, estos casos tienen muy baja incidencia. Así lo establece el psiquiatra de Clínica Alemana Guillermo Gabler, quien sostiene que, en general, las mamás pelean la custodia de los hijos lo más posible y son muy pocas las que no lo hacen.

Además, los hombres que están “solos” con sus hijos, “suelen emparejarse rápidamente, incluso cuando son viudos y es esta nueva mamá la que asume el cuidado de los niños”, aclara.

Para el doctor Gabler, esto podría ocurrir porque el desafío que significa ser mamá y papá a la vez es tremendamente grande para el hombre, ya que son intrínsecamente distintos. “En general, desde la infancia, el rol masculino no está asociado al cuidado de los niños y son las mujeres las que desde chicas juegan a las muñecas y las mudan. Es una cuestión que viene desde que son pequeños, momento en que los roles empiezan a configurarse, por lo que es obvio que les resulte difícil”, enfatiza.

Agrega que no es algo netamente social, sino que responde a una tendencia natural, casi instintiva. “Si a una niña de dos o tres años le das a elegir entre una muñeca y un auto va a preferir la muñeca y el niño se va a quedar con el auto. Para mí es algo genético que el ambiente va reforzando. Por eso criar solo es algo mucho más desafiante para el hombre, especialmente, cuando los hijos son pequeños”, sostiene.

Además, las mujeres sienten una mayor responsabilidad de cuidar a los hijos y nunca se desconectan. Los hombres, en cambio, son más prácticos y su funcionamiento es más disociado.
Un gran reto
Para el especialista es fundamental analizar caso a caso y las circunstancias en que el papá quedó a cargo de la crianza de los hijos.

Más que el rol masculino menoscabado, el hombre siente la sensación de incapacidad para realizar todo lo que una mamá hace. No es como cuando la mujer gana más -ahí podría verse amenazado su rol proveedor-, sino que el problema es la incapacidad y por eso buscan ayuda, o bien, se emparejan rápidamente.

Un aspecto importante a considerar es la edad de los niños. Con hijos menores, el primer desafío al que se enfrenta un hombre es la aceptación social del rol de familia uniparental, por ejemplo, en el trabajo tienen que entender que a veces no tendrá con quien dejar a los niños, papel que está tremendamente entregado a la mujer, ya que son ‘ellas las que faltan al trabajo cuando los niños se enferman’. Los hombres deben experimentar una liberación, no sólo en el trabajo, sino también al interior de la familia.

El mayor problema es el juego de autonomía/independencia, ya que a ellos les cuesta más hacerse cargo de las demandas de los más pequeños, en cosas domésticas básicas como las comidas, el aseo de los niños y las tareas del colegio. En la adolescencia, de alguna manera, es más fácil porque hay un grado de independencia que les permite que funcionen más autónomamente.

En este sentido, hay un sinfín de renuncias que el hombre asume, por ejemplo, la elección entre la familia y el trabajo, ya que con esta familia uniparental va a tener que trabajar menos, porque es impensable hacerlo hasta tarde.

La verdad ante todo
También es importante contextualizar a la familia, ya que es diferente que la mamá haya muerto a que se haya ido, o que exista, pero decidió dejar a los hijos al cuidado del papá.

Cuando una mamá los abandonó o sólo los ve los fines de semana es más difícil, ya que existe la esperanza de que está en algún lado, es una figura que sigue presente y latente. En cambio, cuando muere, la figura materna desaparece”, enfatiza.

Es fundamental que el papá les explique a los hijos la situación. Siempre hay que decirles que algo pasó y no esconderles la verdad ni mentirles, sino que acomodar el mensaje del hecho evidente según la edad, lo que podría requerir ayuda de un especialista. En general, los niños deben ser menos protegidos de la verdad de lo que a veces los padres creen.

“Es importante saber que se dan cuenta de todo, lo diferente es la interpretación que le dan al hecho según la edad. Incluso, hay una etapa en que son súper concretos y creen que lo que pasa es su culpa, porque no se comió la comida o porque se portó mal. Por eso es imprescindible hablar con ellos siempre, ya que necesitan enfrentar la realidad mucho menos anestesiada de lo que los papás piensan. La clave es cómo hacerlo”, concluye.

Califica este Artículo
3 / 5 (2 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




One Response to “Padres solos: El desafío de ser un ‘súper papá’”

  1. Edu Dice:

    Gracias…


Deja un comentario