Para celebrar sin perder la voz


Gritar exageradamente y forzar en forma repetida las cuerdas vocales puede provocar alteraciones que van desde inflamación leve hasta lesiones más serias, sobre todo en invierno. Aquí, algunos consejos para evitar que el Mundial lo deje sin palabras.

La voz cumple un papel fundamental como instrumento de comunicación interpersonal, herramienta de trabajo, expresión artística y, en tiempos de Mundial, cobra un rol protagónico para alentar a la “Roja”, sobre todo, cuando hay que celebrar un gol. Sin embargo, la idea es no abusar de este recurso.

La doctora Loreto Bustos, jefa de la Unidad de la Voz de Clínica Alemana, explica que durante los partidos de fútbol es frecuente que la gente grite exageradamente. Esto implica un esfuerzo que cuando es muy intenso o demasiado repetido, puede producir alteraciones en la mucosa de las cuerdas vocales, que van desde inflamación leve hasta lesiones más serias que pueden generar una hemorragia o, incluso, la formación de un pólipo vocal.

En la práctica, el daño se refleja como una disfonía que, en los casos más simples, suele superarse con un par de horas de reposo vocal, es decir, sin hablar. Sin embargo, cuando el problema es mayor tarda más en desaparecer.

“Las hemorragias repetidas de las cuerdas vocales pueden determinar un daño permanente. En tanto, los pólipos vocales se traducen en una disfonía intensa y, en la mayoría de los casos, es necesario extirparlos para lograr la recuperación de la voz”, explica la especialista.

Todos estos riesgos se ven potenciados si se considera la época del año, ya que en el invierno, el aire frío así como los ambientes calefaccionados y poco ventilados, facilitan la deshidratación del aparato vocal, lo que a su vez aumenta el daño de las cuerdas vocales en caso de abuso o retrasa su recuperación. A esto se suma la presencia de infecciones respiratorias, que también contribuyen a las alteraciones laríngeas asociadas al abuso vocal en el invierno.

Chilenos: A cuidar la voz
En caso de juntarse a ver los partidos con un grupo de amigos o en un lugar en que se produzca un “efecto estadio”, se recomienda no gritar en forma excesiva y no seguir alzando la voz en caso de presentar disfonía.
Si se van a corear las canciones de la barra, la idea es hacerlo a un volumen que sea cómodo, evitando el esfuerzo excesivo”, explica la doctor Bustos.

Agrega que es aconsejable mantener una buena hidratación y evitar ambientes contaminados, por ejemplo, con humo de tabaco. En cuanto a los remedios caseros -como comer miel-, aclara que sólo producen un alivio parcial y transitorio de los síntomas.

Además, quienes están resfriados no deben gritar y si ya lo hicieron y están disfónicos, es importante hacer reposo vocal. En casos más difíciles se pueden tomar antiinflamatorios, y si aún así el problema persiste se debe consultar al médico.

Principales patologías de la voz
Clínica Alemana cuenta desde hace 20 años con la Unidad de la Voz, integrada por cinco otorrinolaringólogos y dos fonoaudiólogos. Las principales patologías que se ven son disfonías crónicas derivadas del mal uso de la voz, algunas de ellas con alteraciones estructurales secundarias en las cuerdas vocales, principalmente nódulos. Estos problemas son más frecuentes en quienes usan en forma habitual este recurso, como profesores, locutores y cantantes.

Asimismo, llegan personas con disfonías por alteración de la movilidad de las cuerdas vocales, como parálisis de algunas de éstas, ya sea primaria o secundaria a otra patología o intervención, por ejemplo, cirugía de cuello.

Otro gran grupo de pacientes son los fumadores, por el daño que el tabaco produce en la laringe, lo que se traduce en patologías que van desde disfonía leve a alteraciones graves, como el edema de Reinke o las lesiones pre cancerosas.

En los últimos años, ha habido un gran progreso en los métodos para diagnosticar patologías vocales, principalmente en lo que se refiere a equipos de visualización y filmación de la laringe, como también programas computacionales de análisis de la voz. “Todo lo anterior nos ha permitido conocimiento más profundo de la patología vocal, mejor diagnóstico y, por lo tanto, un mayor éxito en los tratamientos”, explica la doctora Bustos.

También se ha experimentado un importante desarrollo en el manejo quirúrgico de ciertas enfermedades, gracias a la aplicación de nuevas tecnologías y a la especialización del instrumental microquirúrgico de fonocirugía. “Todo esto se ve potenciado por una fuerte trabajo en equipo que ha sido promovido en los últimos años al interior de la unidad”, destaca la otorrinolaringóloga.

Consejos para cuidar la voz:

– Hidrátese bien. Los pliegues o cuerdas vocales necesitan estar bien lubricados para vibrar. Tome idealmente dos litros de agua al día.
– El alcohol y el tabaco producen deshidratación. Evítelos.
– No fuerce la voz. Trate de no hablar en lugares ruidosos por sobre el ruido ambiental, no grite. El esfuerzo vocal contractura los músculos del cuello.
– No hable haciendo ejercicio físico o levantando peso. Trate de no aclarar la voz o toser en forma exagerada.
– En caso de resfrío o gripe, no fuerce la voz y trate de disminuir su uso.
– Evite los ambientes contaminados, con exceso de aire acondicionado, humo o poca ventilación.
– En caso de uso exagerado y sensación de cansancio vocal, haga reposo de la voz.
– El reflujo de ácido gástrico altera la voz. Evite las comidas abundantes especialmente en las noches, y trátese el reflujo en caso de tenerlo.
– Duerma bien, la voz se altera con la falta de sueño.
– Tome aire antes de hablar y trate de modular y articular las palabras.
– No se automedique. Existen fármacos que alteran la función vocal.
– Consulte siempre al otorrino en caso de disfonías que se prolonguen por más de dos semanas.
– En caso de uso profesional de la voz, se recomienda una evaluación.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario