Parálisis cerebral


Un déficit en el funcionamiento cerebral, que provoca una parálisis.
La parálisis afecta al movimiento o postura.
Ocurre por daños causados al cerebro, antes, durante o después del parto.
No es ni progresiva ni transmisible.

CAUSAS
Enfermedades durante el embarazo.
Parto prematuro.
Falta de oxígeno o sangre al bebé.
Resultado de un accidente.
Por envenenamiento por plomo (saturnismo).
Insuficiencia de aporte de oxígeno al separar la placenta.
Posición incómoda durante el parto.
Parto largo o muy corto.
Incompatibilidad por el factor Rh.
Rubeola u otras enfermedades durante el embarazo.
Falta de cuidados prenatales o lesiones cerebrales postparto.

SÍNTOMAS
Hay tres tipos de parálisis cerebral:
La espástica, de movimientos rígidos y difíciles.
La atetoide, movimientos incontrolados e involuntarios.
La atáxica, falta de equilibrio y percepción de la postura.

Pueden darse combinaciones entre los tres tipos.

FACTORES DE RIESGO
Enfermedades oportunistas.
Infecciones e inflamaciones.
Problemas renales.
Accidentes o lesiones derivadas de su sintomatología.

PREVENCIÓN
Cuidados pre y postnatales.
Evitar causas maternas.
Atención durante el parto y postparto.
Incubadora para garantizar suficiente aporte de oxígeno en los partos tormentosos.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO
El diagnóstico se produce nada más nacer o a los pocos días, aunque hay casos descritos en los que los problemas no aparecen hasta días o semanas más tarde.
No hay tratamiento porque no es una enfermedad como tal.
La terapia, la educación y las nuevas tecnologías de aprendizaje y posturales, permiten que en muchos casos los afectos de parálisis cerebral lleven una vida casi normal.

POSIBLES COMPLICACIONES
Las producidas por las enfermedades oportunistas y las lesiones que sufran.

PRONÓSTICO
Incurable.
El déficit final es difícil de valorar hasta la pubertad.
Pueden llegar a llevar una vida casi normal.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Neurología.




Deja un comentario