PARTO NATURAL: UNA DECISIÓN DE GRANDES SATISFACCIONES


Eliminar el uso de la anestesia durante el parto no es una decisión menor, la futura madre debe estar completamente segura y conciente del proceso que vivirá. Verónica lo hizo así y asegura que la recompensa es inigualable.

El nacimiento de un hijo es, sin duda, un acontecimiento único y especial. La futura madre se prepara con anticipación para recibir de la mejor forma al recién nacido, pero en todo el proceso hay un momento trascendental y ése es el parto.

Lo común es optar entre un parto normal o una cesárea, dependiendo de las circunstancias que rodeen el nacimiento. Sin embargo, existe una alternativa que hasta hace poco no era muy consideraba en Chile, pero que con el tiempo se ha ido difundiendo entre las embarazadas: el parto natural o sin anestesia.

Mónica Guitart, matrona jefe del Servicio de Ginecología, Obstetricia y Neonatología, explica que “se inician las contracciones de manera espontánea, sin medicamentos ni intervenciones; la mujer adopta la posición de parto natural (vertical) e, inmediatamente después que ha nacido su guagua, la cobija en su pecho por al menos 30 minutos”.

Verónica Ralph, de 39 años, escogió esta opción. Vive hace quince años en Puyuhuapi, un pueblito de 500 habitantes ubicado en plena Carretera Austral, donde formó su familia junto a Helmut, su marido. “La idea partió a raíz de una conversación que tuve con una alemana que va de vacaciones a Puyuhuapi todos los años y que decidió tener a su guagua con parto natural. Cuando me contó su experiencia, me pareció preciosa, pero jamás la pensé para mí porque no me creía capaz de soportar el proceso”, cuenta.

“Me quedé pensando en el tema y de a poco empecé a reflexionar sobre la idea de que éste era mi último parto y que sería muy bonito sentir cada instante, vivir completamente la experiencia. Fue así como decidí que lo haría y si dolía, lo iba a soportar porque valía la pena”.

Entonces decidió buscar un lugar donde tener a su hija en forma natural. “Como siempre me he hecho todo en Clínica Santa María y la experiencia ha sido muy buena, decidí buscar en su página web y averiguar si existía algo así. Para mi sorpresa, encontré un artículo sobre parto natural de la Sra. Mónica Guitart. La llamé y fue muy acogedora, sabía perfectamente qué era lo que yo quería, así que me terminó de dar la seguridad que necesitaba para hacerlo”.

“Lamentablemente no pude tomar todas las clases de preparación que se hacen en la Clínica y en el parto me di cuenta de que me hicieron mucha falta porque, además del yoga y otras disciplinas que ayudan a controlar el dolor, aprendes a no sentir temor y a disfrutar todo el proceso. Por eso la matrona Rosita Cornejo fue clave, ella me explicó, paso a paso, todas las etapas que iba a vivir. Era increíble como, a medida que me hablaba, yo me daba cuenta de realmente era lo que quería experimentar”, afirma Verónica.

– El parto

Verónica cuenta que en el parto sintió bastante dolor y que incluso hubo momentos en que pensó que no iba a poder seguir, pero que “valió la pena, porque fue maravilloso”.

“Mi cuerpo tiritaba por el esfuerzo y la tensión muscular, pero todo se calma cuando sientes los latidos de tu guagua, su calor en tu pecho y te das cuenta de que todo salió perfecto. Viví el proceso con los ojos cerrados y sólo los abrí cuando me pasaron a Elena. A la vez, mi marido me miraba con mucho respeto y admiración… yo misma me siento diferente, estoy orgullosa de haberlo hecho. El parto natural me dio fuerzas, me infundió de una energía diferente, la recompensa es inigualable”.

“Recomiendo esta experiencia a todas las mujeres, pero es esencial que estén seguras de su decisión y que no tengan miedo, porque el temor provoca más dolor e impide disfrutarlo. Si realmente lo quieren hacer, debe nacerles naturalmente, no por presiones externas. Hay que saber que habrá mucho dolor, pero que es tolerable y aprender a aceptarlo. La satisfacción que se siente después es maravillosa y muy gratificante”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario