Peste


Epidemiología. Los seres humanos se infectan con Yersinia pestis por picadura de la pulga de los roedores; concentrada en el sudoeste de EE.UU.

Manifestaciones clínicas. Bubónica ganglios linfáticos aumentados de tamaño y dolorosos, fiebre, cefalea, postración 27 días después de la picadura de la pulga; puede evolucionar a sepsis, neumonía con afectación multilobular.

Diagnóstico. Laboratorio: leucocitosis de 15.00020.000 (hasta 100.000), de SGOT; CID; frotis del aspirado de los bubones en tinción de Wayson o de Giemsa formas bipolares, en «imperdible»; cultivos generalmente positivos, aunque pueden requerir 48 a 72 h.

Tratamiento. Estreptomicina, 7,5 a 15 mg/kg. IM/12 h; tetraciclina, 5 a 10 mg/kg/6 h IV, o ambos, durante 3 a 4 d tras la desaparición de la fiebre; tratar a los contactos con tetraciclina, 250 mg/6 h.

Causas – Etiología
La peste es una enfermedad infecciosa rara cuyo causante es el bacilo Yersinia Pestis. Es una enfermedad zoonótica que afecta fundamentalmente a roedores salvajes como ratas, ratones, ardillas y marmotas, y se transmite a los humanos y otros animales por medio de las pulgas. Sólo en el caso de la neumonía por Yersinia Pestis es posible la transmisión de la enfermedad de persona a persona a través del aire.

Nombre de la enfermedad y sinónimos
El nombre de la forma clínica característica es Peste bubónica y procede de la palabra latina bubón, que significa ingle. Otros nombres por los que se conoce son:

– Peste Hemorrágica
– Peste Glandular
– Peste Negra
– Enfermedad por Yersinia Pestis
– Muerte Negra
– Peste Mayor
– Peste Fulminante

Epidemiología
Para entender la epidemiología debemos definir los términos epidemia y endemia. Se considera Epidemia la aparición de una enfermedad simultáneamente en un gran número de personas, de la misma región o localidad, y en un tiempo relativamente próximo. Cuando la enfermedad persiste y es recurrente durante años en la misma región o localidad se habla de Endemia.

Antiguamente las epidemias masivas de peste mataron a gran cantidad de personas pero en la actualidad los brotes se han limitado a una sola persona o a grupos reducidos.

Respecto a la distribución geográfica, hay Yersinia Pestis en roedores salvajes de muchas partes del mundo, todavía existen focos de peste en algunas zonas de Africa, Sudamérica, Asia y oeste de EEUU. En ciertos casos hay contactos entre roedores salvajes y domésticos provocando casos de la enfermedad en humanos que pueden dar lugar a epidemias y en las zonas endémicas la mayoría de los casos afectan a la población indígena.De hecho la OMS informa de la existencia de 1000-3000 casos anuales de peste.

El riesgo para viajeros generalmente no es muy alto. En caso de realizar un viaje a zonas rurales endémicas de la enfermedad, puede haber riesgo de infección sobre todo si se realizan actividades de caza o camping o se tiene algún contacto con roedores.

Manifestaciones clínicas
Esta enfermedad puede manifestarse con tres cuadros clínicos diferentes:
– Peste bubónica: Es la forma de presentación que aparece tras la picadura o mordedura de la pulga infectada. Se manifiesta como una linfadenitis de los ganglios linfáticos regionales. Los síntomas de peste bubónica suelen aparecer a los 2-5 días de la exposición al bacilo. Comienzan repentinamente con escalofríos y fiebre alta, luego se altera el latido cardíaco, y la tensión arterial puede disminuir. Se produce inflamación de los ganglios linfáticos, dando lugar a los bubones característicos de la enfermedad, y se vuelven duros y muy dolorosos llegando a veces a supurar.

A veces el enfermo se encuentra confuso y delirante, incluso descoordinado. El hígado y el bazo pueden agrandarse y se hacen palpables a la exploración del médico.
– Peste septicémica: La septicemia por Yersinia Pestis puede darse acompañando a la linfadenitis o de forma independiente en ausencia de ésta. Se caracteriza por la diseminación de la infección consecuencia del paso de la bacteria al torrente sanguíneo dando lugar a meningitis, shock endotóxico y coagulación intravascular diseminada (CID).
– Peste neumónica: La neumonía por Yersinia Pestis generalmente se produce consecuencia de la diseminación del bacilo desde otras partes del cuerpo causando una neumonía grave. En algunos casos la neumonía puede ser primaria cuando se transmite a través de las gotitas de saliva de una persona con neumonía. Los síntomas comienzan de forma brusca a los 2 ó 3 días de la exposición y consisten en fiebre alta, escalofríos, ritmo cardíaco acelerado y dolores de cabeza. Posteriormente comienza la tos y el esputo con sangre. La respiración se vuelve rápida y dificultosa. Las personas no tratadas suelen fallecer en 2 días.

La Peste se considera una enfermedad grave que si no se trata de forma temprana alcanza una mortalidad del 50-60% en los casos de peste bubónica, y puede considerarse mortal en casi todos los casos de septicemia y neumonía.

Diagnóstico
Se realiza por las manifestaciones clínicas y el cultivo de bacterias en las muestras de sangre, esputo o ganglios linfáticos.

Prevención
En cuanto a la prevención, lo más importante es evitar el contacto con los roedores, vivos o muertos, de las zonas endémicas y usar repelentes para evitar las picaduras de pulgas. Quienes viajan y corren grandes riesgos de exposición a la enfermedad pueden tomar dosis preventivas de tetraciclinas.

Existe una vacuna pero solo se encuentra disponible para personas con alto riesgo de exposición ocupacional (personal de laboratorio, etc.) y no está comercializada en la mayoría de los países.

Tratamiento
Es fundamental comenzar el tratamiento de inmediato, en las primeras 24 horas. La rapidez en la terapia es de gran importancia ya que la peste no tratada se asocia con una tasa de mortalidad superior al 50%.

Lo primero que debe hacerse ante la sospecha de peste es hospitalizar y aislar al paciente afectado. Se le aplicará tratamiento de sostén y reposición de líquidos e inmediatamente se administrarán antibióticos:
La estreptomicina es el antibiótico de elección, también resultan útiles gentamicina y tetraciclina o cloramfenicol en los casos de meningitis y de hipotensión pronunciada.

En general los bubones remiten sin necesidad de tratamiento local, pero en algunos casos es necesario el drenaje quirúrgico.

En caso de epidemia de peste se deberán administrar antibióticos por vía parenteral y aislar 48 horas, a aquellos que presenten fiebre o tos de corta evolución. Los antibióticos más utilizados como profilaxis son las tetraciclinas o las sulfamidas.

Especialidad médica que la trata
La Peste es una enfermedad infecciosa, los médicos que se encargan de su diagnóstico y tratamiento son los especialistas en enfermedades infecciosas o en medicina interna.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Glosario Médico.




One Response to “Peste”

  1. mary Dice:

    Ante todo buenas noches, el motivo de mi carta es para pedirle un gran favor:

    El día de hoy tuve un percanse con un pericotico o una cría de rata, (no se exactamente cual de los 2 es), lo que pasó es que me mordió pero no me sacó sangre, ni piel, ni nada, mi dedo aparentemente se ve bien, no hay razguños ni nada, pero quisiera saber cuan peligroso puede ser ello, y que debo de hacer para detectar algun problema que se me presente, mi temor es que me puedo contagiar de la peste bubonica, o de otra infeccion ¿que debo de hacer? quisiera que por favor si estuviera a su alcance el correo electronico de algun medico especialista de infeccion bacteriana en analisis de sangre, o especialsita en este tipo de casos que conozca, por favor me lo envia a mi correo, necesito cuanto antes su respuesta, Muchas Gracias.

    Maria del Pilar


Deja un comentario