Positiva recuperación de gemelas siamesas


Considerando que la etapa más compleja luego de la cirugía ya fue superada y su evolución ha sido satisfactoria, las hermanas serán dadas de alta de Clínica Alemana y trasladadas al Hospital Padre Hurtado, donde terminarán su proceso de recuperación.

Tras su nacimiento el 15 de marzo de este año, las gemelas siamesas Maite y Montserrat han permanecido hospitalizadas en Clínica Alemana, bajo el programa de beneficencia de este centro de salud. Hoy, después de 8 meses de intensos cuidados y luego de haber sido separadas de urgencia el 10 de julio, se encuentran fuera de riesgo y presentan una positiva evolución.

Considerando que la etapa más compleja luego de la cirugía ya fue superada, las hermanas serán dadas de alta de Clínica Alemana y, gracias a un acuerdo de complementariedad pública-privada, serán trasladadas al Hospital Padre Hurtado, donde terminarán su proceso de recuperación. De esta forma, estarán mucho más cerca de donde viven sus padres, Marcela Burboa (16 años) y Rodolfo López (23 años), lo que les permitirá permanecer más tiempo con ellas.

Montserrat y Maite compartían toda la pared torácica, pericardio, hígado y gran parte de los intestinos. Dada la complejidad del caso, el procedimiento quirúrgico para separarlas duró alrededor de 11 horas en total. En él participaron 12 cirujanos pediatras, 4 anestesiólogos, 3 enfermeras, 4 arsenaleras y 6 auxiliares de enfermería, además de todo el personal de apoyo.

El doctor Francisco Saitua, cirujano infantil a cargo del equipo que separó a las hermanas, explica que dada la satisfactoria evolución, hoy ambas pequeñas tienen altas posibilidades de tener una vida normal en el futuro. “Hemos trabajado fuertemente en la neurorrehabilitación: Ya son capaces de jugar en su cunita y de comunicarse con sus papás y con el medio que las rodea”, añade.

La mamá de las niñas dice estar muy contenta con la evolución que han tenido. “Mis hijas son preciosas, amorosas, nos reconocen a nosotros y a las enfermeras. Cuando miro hacia atrás, hace unos meses, veo mucha diferencia, ahora ellas se ríen y juegan. Eso lo soñé muchas veces”, dice.

Los últimos dos meses también han estado marcados por un importante trabajo en materia respiratoria y nutricional. Maite logró independizarse del ventilador mecánico a fines de septiembre y respira en forma autónoma con un aporte mínimo de oxígeno. Aunque aún se alimenta por sonda, su talla y peso son normales para su edad. El desarrollo psicomotor es cada vez mejor y no requerirá de nuevas cirugías en el corto y mediano plazo.

En tanto, Montserrat ha evolucionado bien, pero algo más lento. La última semana de septiembre requirió una traqueostomía que le permite respirar más cómodamente, sin los inconvenientes de usar tubo endotraqueal por largo tiempo. Más adelante va a requerir el cierre de su traqueostomía, una vez que haya mejorado su función pulmonar.

En cuanto a su evolución nutricional, ha sido más lenta que la de su hermana, con parámetros algo más bajos que los esperados para su edad. También se ha puesto mucho énfasis en su rehabilitación neuromuscular, en lo que se ha logrado avances.

El director del Hospital Padre Hurtado, doctor Ernesto Behnke, destaca que todo esto es fruto de la complementariedad público y privada que ambas instituciones ejercen en distintos ámbitos de la medicina. “Este es un convenio que tenemos hace ocho años con Clínica Alemana que ha permitido resolver problemas muy complejos, los que para el sistema público a veces son difíciles de abordar”, asegura.

De acuerdo con el jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos de Clínica Alemana, Jorge Roque, se espera que las niñas comiencen una vida cada vez más normal. “Hemos visto cómo ellas han ido progresando. Ahora, lo que necesitan es crecer, para desarrollarse y alcanzar todas sus potencialidades como cualquier niño”, concluye.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario