Preparación para el parto natural


Un embarazo puede despertar miedos, incertidumbres y un sinnúmero de preguntas sobre qué es lo más conveniente, tanto para la madre como para el hijo que espera. A continuación, le entregamos algunas respuestas.

Al llegar el noveno mes de embarazo, la proximidad del parto se hace más evidente y las expectativas sobre cual será el desenlace del parto están latentes. La diferencia entre tener un hijo por parto natural o vaginal o quirúrgico es importante.

Dentro de las dudas frecuentes están los riesgos o complicaciones de la cirugía, y del uso de anestesia durante un parto. Mónica Guitart, matrona jefe del Servicio de Ginecología, Obstetricia y Neonatología de Clínica Santa María, cuenta “que el período primal, que involucra el tiempo de gestación y el primer año de vida del niño, así como lo que sucede en el individuo durante su vida en términos de salud y conducta, tiene relación con la forma de nacer y con los medicamentos que se usan en el parto. La información mas significativa se relaciona con el parto por cesárea, en el que el riesgo de tener asma en la infancia y edad adulta es tres veces mayor que en el parto vaginal”.

Preparación para el parto natural Fertilidad y Embarazo

Cuidados durante el embarazo

Es importante que durante el embarazo se intente disminuir el estrés y alejarse de factores que provoquen tensión, por lo que el apoyo familiar es fundamental. “Si al llegar a la casa, la mujer tiene una buena relación con su pareja e hijos, genera endorfinas, que son sustancias que producen bienestar y mitigan el impacto de las hormonas de estrés”, asegura la especialista.

Vivir el embarazo, vincularse con el futuro hijo y tener espacios de reposo, son algunos cuidados básicos que necesita una mujer embarazada. La matrona jefe afirma que “escuchar música clásica calma y desciende los valores en la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, permitiendo que la madre tenga un momento de quietud y conexión consigo misma”.

Técnicas para un buen parto

Existen diversas formas de lograr que el nacimiento de los hijos no resulte doloroso y que, mejor aún, sea satisfactorio. Según la matrona, “una de las técnicas que se puede usar durante el trabajo de parto es sumergir a la madre en agua tibia de la cintura hacia abajo, aliviando significativamente el malestar que la contracción produce en la zona de la espalda. Además, reduce el uso de analgesia sin tener resultados adversos para el trabajo de parto o para el recién nacido”.

Alimentarse sanamente y hacer ejercicios también ayuda a tener un buen trabajo de parto. Así también, existen varias posturas que la madre puede ir adoptando. “De pie, inclinada, sentada en una pelota, en el suelo en posición de yoga, montada en una silla o apoyada en el respaldo de la cama”, asegura Mónica Guitart.

La matrona jefe señala que “cuando la mujer está pasando por una situación de estrés o de dolor es importante buscar el apoyo de un profesional para poder encontrar rápidamente nuevos elementos de sustentación y así disfrutar realmente el embarazo. Hacer yoga, pilates, relajación, gimnasia en el agua bienvenidos sean, porque nos generan hormonas de bienestar”.

“En la medida en que permitimos que la naturaleza vaya generando sus tiempos y químicas necesarias para el nacimiento, se darán las contracciones espontáneas. En ocasiones, el dolor es muy bien tolerado, mientras que hay personas que no tanto. En esos casos en que sientan que no pueden solas, busquen y reciban el apoyo requerido, ya sea con analgesia o anestesia”, asegura Mónica Guitart.

Cuando se tiene conciencia de que un embarazo tiene un sentido, nos damos cuenta que la forma de nacer es de real importancia, por lo que es vital darse un espacio para que sus hijos nazcan con la menor intervención posible.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Fertilidad y Embarazo.




Deja un comentario