PREVENGAMOS EL CÁNCER CÉRVICO UTERINO


Es la principal causa de muerte en mujeres entre 25 y 60 años. Prevenirlo es muy sencillo, sólo debe realizarse periódicamente el examen adecuado.

El cáncer cérvico uterino es la principal causa de muerte por cáncer en mujeres de entre 25 y 60 años. Sin embargo, puede ser prevenido y tratado con éxito si se detecta a tiempo. Los especialistas aseguran que la mejor forma -disponible en nuestro país- de obtener un diagnóstico precoz es a través del examen del Papanicolau.

El Dr. Iván Rojas, oncólogo, ginecólogo y médico jefe del Servicio de Ginecología, Obstetricia y Neonatología de Clínica Santa María, explica que “se produce cuando células neoplásicas aparecen en el epitelio del cuello del útero. Éste nace a raíz de una célula que se vuelve atípica, comienza a crecer y se multiplica rápida y desorganizadamente. Si la lesión no es tratada a tiempo, estas células anormales pueden comprometer estructuras y órganos vecinos, dando metástasis a distancia; es decir, invadir otros órganos o tejidos a través de los ganglios linfáticos”.

Diversos estudios epidemiológicos han demostrado que el cáncer cérvico uterino es causado por un agente infeccioso transmitido por vía sexual, el virus Papiloma. “Las mujeres que iniciaron su vida sexual a edad temprana, que tuvieron un embarazo muy joven o que han tenido muchos embarazos poseen mayor riesgo. Mantener relaciones sexuales con distintas parejas también implica un riesgo, ya que aumenta la probabilidad de adquirir la infección”, advierte el ginecólogo.

– Detección
La prueba de detección de este cáncer es el Papanicolau. “Es una prueba muy sencilla y rápida que permite detectar si hay células anormales en el cuello uterino antes de que se presente algún síntoma. En Chile, se recomienda a todas las mujeres entre 24 y 65 años realizárselo con una periodicidad no mayor a tres años. Sin embargo, si existen antecedentes de factores de riesgo referidos, debe ser más frecuente”, advierte el especialista.

– Recomendaciones para el PAP
El Dr. Rojas señala que “48 horas antes de realizarse el PAP, deben evitar tener relaciones sexuales, hacerse lavados vaginales, una ecografía transvaginal y usar cremas vaginales y/o espermicidas”.

“La citología vaginal es muy eficaz en la vida de toda mujer, tanto para descubrir la presencia de infección, inflamación, células anormales o cáncer. Por eso conviene que, independientemente de su edad, se realice exámenes físicos con regularidad”, finaliza el especialista.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario