PREVENGAMOS EL CÁNCER EN LA MUJER


El Cáncer constituye la segunda causa de muerte en Chile, una enfermedad que ha aumentado y que se pronostica que seguirá haciéndolo si no ayudamos a prevenirla.

En Chile, el cáncer provoca alrededor del 25% de las muertes, siendo el de vesícula el más mortal. En segundo lugar está el de estómago y en tercero el de mama que, además, es uno de los más frecuentes en mujeres.

– Cáncer de mama

El Dr. Cristián Carvallo, jefe médico del Servicio de Oncología de Clínica Santa María, explica que “el riesgo de tener cáncer de mama a lo largo de la vida en mujeres latinas es cercano a 1 en 12 casos, lo que es bastante alto. La incidencia de esta patología va aumentando porque la población ha envejecido y es una patología 10 veces más frecuente en mujeres mayores de 50 años. La buena noticia es que la mortalidad va en disminución en todos los grupos”.

Entre los factores que inciden en el cáncer de mama menciona:
– Edad: a mayor edad, mayor riesgo de tener cáncer de mama.
– Hormonas: el cáncer de mama es 100 veces más frecuente en mujeres que en hombres, de modo que las hormonas son un factor primordial. Por otra parte, la exposición por tiempos prolongados a hormonas en forma exógena –es decir, tomar hormonas- o endógena -con la propia producción- también lo produce.
– Reglas a muy temprana edad: hay estudios que muestran que cada dos años que se retrasa la primera regla, disminuyen en un 10% las posibilidades de tener cáncer de mama.
– Radiación, obesidad, alcohol y cigarrillo: diversos estudios han demostrado que también son factores de riesgo.
– Factores genéticos.
– Menopausia tardía.

“En el largo plazo, la lactancia materna es un factor protector, a pesar de que durante el período mismo hay más riesgo porque las células de la mama se dividen a una tasa mayor”, señala el oncólogo.

En cuanto a la ingesta de hormonas, se ha discutido mucho sobre la implicancia de la toma de anticonceptivos y el uso de terapia hormonal de reemplazo durante la menopausia. El Dr. Carvallo cuenta que “durante la década pasada estuvo muy de moda la terapia hormonal para controlar las molestias que puede haber al inicio de la menopausia. Sin embargo, se ha visto que puede aumentar el riesgo de desarrollar un cáncer de mama, por eso hoy sólo se receta a las pacientes que realmente lo requieren, tomando en cuenta riesgos y beneficios”.

El diagnóstico precoz es un factor esencial en la disminución de la mortalidad, ya que mientras más avanzada se diagnostique la enfermedad, hay menos posibilidades de tener éxito. “Lo recomendable es hacerse una mamografía cada uno o dos años y en un buen lugar, que tenga radiólogos expertos a partir de los cuarenta años. Además, puede ser útil hacerse un autoexamen una vez al mes, después de la regla”, advierte el especialista.

Cuando se diagnostica un cáncer de mama, la probabilidad de que la mujer se mejore depende de diversos factores, como la edad de la paciente y la etapa en que ha sido detectado. Si se descubre en forma temprana, la sobrevida es mayor al 90% y, a medida que ha pasado más tiempo, van disminuyendo las probabilidades de éxito.

El tratamiento del cáncer de mama es multidisciplinario, es decir, debe haber diferentes especialistas involucrados. En Clínica Santa María se discute cada caso entre radioterapeutas, cirujanos, oncólogos, patólogos y en base a todos los datos se toma la decisión de cómo tratar a la paciente.

– Cáncer de vesícula

“Este cáncer es 2 a 6 veces más frecuente en mujeres que en el hombre y se asocia a factores genéticos y a cálculos en la vesícula. Si bien los cálculos de vesícula son muy frecuentes en Chile, sólo el 2% de las personas con cálculos desarrollará este cáncer en el tiempo”, explica el Dr. Carvallo.

El tratamiento es quirúrgico, ya que es un cáncer maligno que generalmente se diagnostica en etapas avanzadas. En algunas ocasiones, también deben someterse a radio y quimioterapia. El especialista señala que “lo más importante es prevenirlo, ya que existen factores dietéticos que influyen en su génesis. Se ha visto que mantener una dieta sana y saludable disminuye el riesgo; lo contrario que pasa con la obesidad y el consumo de hormonas”.

– Cáncer de cuello uterino

Es un cáncer muy frecuente en Chile que, en la práctica, corresponde a una enfermedad de transmisión sexual y afecta principalmente a mujeres jóvenes. Gracias a las campañas de detección precoz, su mortalidad no es muy alta en nuestro país. Algunos factores de riesgo son: enfermedades de transmisión sexual, tabaquismo, Sida y especialmente las infecciones por el virus papiloma, ya que el 95% de las pacientes con cáncer al cuello uterino la tienen.

“Para el diagnóstico precoz, lo más importante es comenzar a hacerse el papanicolaou 3 años después del comienzo de la actividad sexual, pero no después de los 21 años y con intervalos anuales de 2 a 3 años si es que ha habido 3 consecutivos normales”, afirma el oncólogo.

El tratamiento en etapas iniciales se realiza con cirugía y en las más avanzadas con quimio y radioterapia. Sólo en los casos en que es posible resecar el tumor por completo, además se incluye una cirugía.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario