Prevenir y tratar las picaduras de avejas, avispias y mosquitos


pelentes, fármacos, vinagre o simple agua y jabón. El uso de remedios contra los aguijonazos de insectos y otras especies urticantes se multiplica en el periodo estival

El calor y la escasez de lluvias generan cada verano la proliferación de todo tipo de aguijones que taladran la piel de veraneantes por mar y aire. Moscas, mosquitos, avispas o medusas, entre otros, hacen su agosto en esta época. El efecto de sus picaduras se mueve entre la molestia, el picor insoportable o incluso los problemas de salud. Sólo la acción de abejas y avispas causa entre diez y veinte muertes cada año en España por la reacción alérgica al veneno inoculado por estos insectos.

Abejas y avispas

– Las avispas tienen el aguijón liso, por lo que pueden picar más de una vez. La mayoría de sus picaduras se producen en verano y hasta finales de otoño.
– El aguijón de las abejas dispone de unos dientes que impiden su salida una vez clavado. La mayor incidencia de picaduras de abejas se da desde primavera hasta finales de otoño.
– Tanto abejas como avispas sólo pican como defensa.
– Dolor, prurito e hinchazón de pocos milímetros son las manifestaciones habituales a la picadura de abejas y avispas. Estos síntomas son el resultado de un fenómeno tóxico no inmunológico causado por una reacción local que cede a las pocas horas de haber recibido la picadura.
– Si la picadura se produce en la boca, la nariz o la garganta es necesario actuar con rapidez, ya que la hinchazón provocada por el veneno puede llegar a cerrar las vías respiratorias.
– Si tras una picadura sufre mareos, urticaria, hipotensión, broncoespasmo, debilidad o pérdida de consciencia puede que haya desarrollado alergia a los componentes del veneno de estos insectos, una alergia que puede ser de mayor o menor grado y puede causar incluso a la muerte.
– Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), cada año mueren en España entre 10 y 20 personas debido a la alergia al veneno de avispas y abejas, y la mitad de las reacciones requiere atención en urgencias.
– Si va a disfrutar de un día al aire libre evite llevar ropa de colores brillantes, cremas con perfume y colonias fuertes.
– No lleve comida o refrescos a lugares donde abundan las abejas o las avispas. En caso de que se acerquen procure permanecer inmóvil porque cualquier movimiento brusco puede ser interpretado como una amenaza y, por lo tanto, acabar en picadura.
– En caso de que le piquen, aléjese de la zona para evitar nuevas picaduras, ya que las feromonas que liberan tras picar atraen nuevos insectos.
– Si el aguijón está clavado en la piel, extráigalo. No apriete ni pellizque la zona, lo único que conseguirá es diseminar el veneno.
– Limpie con agua y jabón el área afectada, desinféctela con un antiséptico y aplique hielo para evitar la hinchazón.
– Si el dolor no remite puede tomar un analgésico y un antihistamínico para aliviar el picor.
– Si tiene una reacción alérgica y sufre dificultades para respirar o tragar, llame al número de emergencia 911.
El olor de las plantas de albahaca y menta colocadas cerca de puertas y ventanas evita que se acerquen los mosquitos
Mosquitos
– Los mosquitos son otra especie molesta y a la vez portadora de graves enfermedades. Se crían en zonas de agua estancada, canales y zanjas, y entran en las casas para alimentarse.
– Los mosquitos comunes aprovechan la noche para atacar a sus víctimas. Su picadura produce una leve hinchazón con un picor no muy intenso, pero sí molesto y duradero. Sus efectos desaparecen al cabo de unas horas y no es necesario tratamiento con medicamento alguno. Para aliviar el picor puede recurrir a los fármacos antipruriginosos en forma de gel o roll-on, que refrescan y calman la piel irritada.
– Como medida preventiva, a partir del atardecer utilice camisas y pantalones de manga larga.
– Uno de los recursos más utilizados para combatir moscas y mosquitos son los insecticidas en spray. Si los va a utilizar dentro de casa pulverice suave y repetidamente el ambiente y las zonas cercanas al lugar de donde provienen los insectos y a continuación cierre las habitaciones para que haga efecto. No dirija el producto sobre lugares donde haya comida expuesta.
– Otra modalidad son los insecticidas eléctricos. Para prevenir los posibles olvidos y dejar el difusor enchufado, en el mercado se ofrecen algunos modelos con temporizador, en los que se especifican las horas de comienzo y desconexión.
– Las lociones repelentes de insectos son una alternativa a tener en cuenta especialmente en el caso de niños o si viaja al extranjero, ya que los mosquitos de países cálidos y húmedos transmiten enfermedades como el paludismo o la fiebre amarilla.
– Si prefiere una solución casera, el vinagre y los aceites esenciales de limón o lavanda diluidos en agua y aplicados sobre la piel son un eficaz repelente contra los molestos mosquitos. Otra opción muy natural es colocar macetas de albahaca o menta cerca de puertas y ventanas. El olor que desprenden evitará que los mosquitos se acerquen.
– Si hay niños en casa añada aceite esencial de lavanda a cualquier aceite o crema corporal y aplíqueselo sobre el cuerpo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Dermatología.




One Response to “Prevenir y tratar las picaduras de avejas, avispias y mosquitos”

  1. trompeta Dice:

    me han picado varias vece las abejas y se que no soy alergico que yo recuede una vez seis picaduras ala vez las otras veces de una en una, y me pregunto me puedo bolver aergico


Deja un comentario