¿Que son los trastornos de la agudeza visual?


Los trastornos de la agudeza visual se caracterizan porque el niño ve mal. Generalmente, son debidos a que los ojos o algunas de sus estructuras son algo más grandes o pequeñas de lo normal.

¿Cuales son los trastornos de la agudeza visual más frecuentes?
Las alteraciones de la agudeza visual más frecuentes en el niño son la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo y la ambliopía u ojo vago.

?Miopía : se caracteriza porque el niño ve mal los objetos lejanos y ve bien de cerca. La miopía es más frecuente a partir de los 7 años de edad, y en niños cuyos padres son miopes. Puede aparecer en pocos meses y aumentar durante la fase de crecimiento del niño.
?Hipermetropía: el niño hipermétrope ve mal de cerca y bien de lejos.
?Astigmatismo : el astigmatismo se caracteriza por una visión borrosa. El niño con astigmatismo suele ser también miope o hipermétrope.
?Ambliopía u ojo vago: la ambliopía es una alteración del desarrollo de la visión del ojo. Si existe alguna alteración que impide que la imagen se forme de forma correcta en la retina como por ejemplo, un estrabismo ( el ojo desviado ) o una catarata, el niño no verá bien con ese ojo y dejará de utilizarlo impidiendo el desarrollo adecuado de la visión del mismo.

¿Cuando podemos sospechar que el niño ve mal?
Uno de los hallazgos más frecuentes en los niños que ven mal es que entrecierran los ojos para enfocar e intentar ver con claridad. Otros datos como el dolor de cabeza, el picor en los ojos, el parpadeo, la sensación de cansarse al leer o acercarse mucho a las cosas son más imprecisos y no siempre indican una disminución de la agudeza visual.

Como se diagnostican estos problemas. Exploración de la agudeza visual
Los métodos empleados para explorar la agudeza visual dependen de la edad del niño.

?En el recién nacido y lactante valoraremos la capacidad de fijar la mirada en un objeto y seguirlo cuando se desplaza. Pueden ser signos de alarma:
?No fija la mirada en la cara de su madre al mes de edad
?No sigue objetos grandes a los dos meses.
?Tiene movimientos raros, no coordinados o como temblores en los ojos.

?Hasta los dos o tres meses el niño puede meter de forma intermitente y de forma ocasional uno o los ojos.

?Los niños entre el año y los tres años plantean problemas especiales porque no colaboran en la exploración. Este grupo de edad es especialmente sensible a la ambliopía u ojo vago. Una de las causas más frecuentes de la ambliopía es el estrabismo. Por eso en los niños de esta edad, valoraremos, además de la capacidad de seguir objetos con la mirada, posibles desviaciones de los ojos.

?A partir de los 3 años la mayoría de los niños son capaces de colaborar y reconocer figuras, dibujos, letras en diferentes posiciones y números. Estas representaciones se conocen como optotipos. En cada optotipo hay varias líneas de diferente tamaño que corresponden a diferentes agudezas visuales. La línea que deberá ver el niño dependerá de su edad (tiene más agudeza visual un niño de seis años que uno de cuatro). El estudio de la agudeza visual se hace inicialmente con los dos ojos y posteriormente, tapando el ojo derecho y el izquierdo de forma alternativa. El hallazgo más importante es la diferencia de la agudeza visual entre un ojo y el otro. La agudeza visual se estudiará anualmente en los controles de salud del niño y se debe consultar con un oftalmólogo si:
?Existe una disminución de la agudeza visual correspondiente a la edad.
?Existe una diferencia de la agudeza visual entre un ojo y otro.

Los niños con antecedentes familiares de miopía tienen más riesgo de desarrollar este problema, por lo que se recomienda su seguimiento por parte de un oftalmólogo, especialmente a partir de los 7 años.

Tratamiento de los defectos de la agudeza visual
Debe ser el oftalmólogo, el especialista que haga un diagnóstico del problema del niño, determine su intensidad y establezca su tratamiento. Los defectos de la agudeza visual se tratan con cristales específicos para cada problema. En el caso de la ambliopía u ojo vago se debe potenciar el desarrollo de la visión del ojo enfermo con parches que ocluyan el ojo sano y realizar un tratamiento de la causa que lo haya ocasionado, pero siempre bajo supervisión del oftalmólogo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oftalmología.




Deja un comentario