Síndrome de Wolff Parkinson White


El Síndrome de Wolff Parkinson White se produce por una alteración de las vías que transmiten el impulso eléctrico que genera los latidos del corazón. En el corazón existen unas estructuras que producen los impulsos eléctricos que determinan el ritmo cardiaco y también unas vías por las que estos impulsos se transmiten al músculo cardiaco, también llamado miocardio. Cuando el estímulo llega al miocardio, éste se contrae y se produce el bombeo de sangre. La arritmia es una alteración del ritmo cardiaco, que se hace irregular, con una frecuencia más rápida o más lenta de lo normal. En reposo, el corazón late a una frecuencia entre 60-100 latidos por minuto. Cualquier frecuencia entre estas cifras es normal. Cuando la frecuencia se sitúa por debajo de 60 latidos por minuto, se habla de bradicardia y si la frecuencia es superior a 100 latidos por minuto se trata de una taquicardia.

Síndrome de Wolff Parkinson White Cardiología

En el Síndrome de Wolff Parkinson White existe una vía extraordinaria que transmite el impulso por un camino diferente al que utilizan las vías normales. En determinadas circunstancias, este impulso llega más rápidamente al músculo cardiaco de lo que le corresponde y hace que se contraiga prematuramente. Este tipo de arritmia se denomina “de reentrada” y produce un ritmo de latido rápido o taquicardia. La taquicardia aparece de forma espontanea y suele desaparecer también de forma súbita.

Las arritmias pueden dar síntomas o no. Existen pacientes que sufren episodios de forma frecuente mientras que otros sólo tienen taquicardias esporádicas o, incluso, permanecen asintomáticos. Entre los síntomas que pueden aparecer figuran: palpitaciones, dolor en el pecho, dificultad para respirar, mareos o desmayos.

La exploración física puede parecer totalmente normal salvo que se produzca un episodio de taquicardia durante la misma. En ese caso se detectaría un ritmo cardiaco acelerado. No obstante, el estudio mediante electrocardiograma, registro gráfico de los impulsos eléctricos del corazón, puede poner de manifiesto una modificación de las ondas característica que se conoce como “onda delta”. En caso de existir taquicardia, se detectaría además el aumento de frecuencia de latido.

En los casos puede ser útil el estudio electrocardiográfico mediante Control Ambulatorio Continuo, también denominado “Holter”. Éste consiste en el registro del electrocardiograma durante 24h mediante un aparato que el paciente lleva encima durante todo el día y sirve para detectar episodios que se producen durante la actividad cotidiana.

Existen medicamentos que pueden detener la crisis cuando ésta se produce. No obstante, en algunos casos es preciso revertir la taquicardia por medio de un shock eléctrico. Además, existen medicamentos que pueden disminuir el número de episodios que padece el paciente.

El tratamiento definitivo de la enfermedad consiste en la destrucción de la vía anormal. Esto puede realizarse mediante cateterismo o mediante cirugía abierta o convencional. El cateterismo consiste en la introducción de un tubo delgado que se introduce en el cuerpo para llegar al corazón y destruir la vía anómala. Hoy en día éste es el tratamiento definitivo más recomendado, aunque requiere profesionales experimentados para su aplicación.

Sinónimos

Causas-Etiología

Se trata de un defecto congénito que puede aparecer en ausencia de antecedentes familiares previos, aunque en ocasiones aparecen varios casos en la misma familia.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Cardiología.




Deja un comentario