Subsalicilato de Bismuto (Oral)


¿QUÉ ES?
El subsalicilato de bismuto se usa para tratar la diarrea. También se usa para aliviar los síntomas del malestar de estómago, tales como acidez, indigestión y náuseas.

Si algo de la información en este folleto le causa preocupación especial o si desea más información acerca de su medicamento y su uso, consulte con su médico, enfermera o farmacéutico. Recuerde, mantenga éste y todos los demás medicamentos fuera del alcance de los niños y nunca comparta sus medicamentos con otras personas.

ANTES DE USAR
No dé un medicamento que contenga aspirina u otros salicilatos a un niño o adolescente con síntomas de una infección por virus, especialmente gripe o varicela, a menos que haya hablado primero de su uso con el médico de su hijo.

Si está tomando este medicamento sin receta, lea y siga cualquier advertencia en la etiqueta cuidadosamente.

Debe ser especialmente cuidadoso si usted . . .

es alérgico a cualquier otro medicamento, ya sea recetado o no;
está embarazada, piensa quedar embarazada o está dando el pecho;
está tomando cualquier otro medicamento recetado o no, especialmente anticoagulantes (diluyentes de la sangre), heparina, medicamento para el dolor y/o la inflamación (que contiene aspirina u otros salicilatos), antidiabéticos orales, probenecida, sulfinpirazona o tetraciclinas;
tiene cualquier otro problema médico, especialmente disentería, hemofilia u otros problemas de sangrado o úlcera del estómago.
Si tiene alguna pregunta, consulte con su médico, enfermera o farmacéutico.

USO APROPIADO
Si su médico le ha dicho que tome este medicamento en un horario regular y se le pasa una dosis, tómela lo antes posible. Sin embargo, si es casi hora para su próxima dosis, deje pasar la dosis olvidada y vuelva a su horario regular de dosificación. No use doble cantidad.

Para guardar este medicamento:

Guarde fuera del alcance de los niños. Sobredosis de este medicamento es muy peligroso en los niños de corta edad. Alejado del calor y la luz directa. No guarde las tabletas de este medicamento en el baño, cerca del lavaplatos en la cocina o en otros sitios húmedos. El calor o la humedad pueden deteriorar el medicamento. Evite la congelación del líquido de este medicamento. No conserve medicamentos cuya fecha haya expirado o que no necesita más. Asegúrese de desechar sus medicamentos en un sitio fuera del alcance de los niños.

PRECAUCIONES
Revise las etiquetas de todos los medicamentos recetados y no recetados que está tomando ahora. Si cualquiera contiene aspirina u otros salicilatos, consulte con su médico o farmacéutico. El usar otros productos que contienen salicilatos mientras esté tomando este medicamento puede llevar a una sobredosis.

Si cree que usted o cualquier otra persona puede haber tomado una sobredosis de este medicamento, obtenga ayuda de emergencia en seguida. El tomar una sobredosis de este medicamento puede causar inconsciencia o la muerte. Las señales de sobredosis incluyen convulsiones, pérdida de la audición, confusión, tintineo o zumbido en los oídos, sueño o cansancio muy fuerte, nerviosismo o excitación muy fuerte, y respiración rápida o profunda.

Si está tomando este medicamento para la diarrea, consulte con su médico:

si sus síntomas no mejoran en 2 días o si empeoran.

si también tiene fiebre alta.

EFECTOS LATERALES
Efectos secundarios que deben ser informados a su médico inmediatamente

Cuando se usa este medicamento de vez en cuando o por períodos cortos en dosis bajas, los efectos secundarios usualmente son raros.

Sin embargo, consulte con su médico inmediatamente si ocurre cualquiera de los siguientes efectos secundarios, ya que pueden indicar que se está tomando demasiado medicamento: — Ansiedad; cualquier pérdida de la audición; confusión; estreñimiento (muy fuerte); diarrea (muy fuerte o continua); dificultad al hablar o balbuceo; mareos o vahídos; sueño (muy fuerte); respiración rápida o profunda; dolor de cabeza (muy fuerte o continuo); aumento de sudor; aumento de sed; depresión mental; espasmos de los músculos (especialmente de la cara, cuello y espalda); debilidad de los músculos; náuseas o vómitos (continuos o muy fuertes); tintineo o zumbido en los oídos (continuo); dolor de estómago (muy fuerte o continuo); temblor, movimientos incontrolables de aleteo de las manos (especialmente en los pacientes ancianos) u otros movimientos incontrolados del cuerpo; problemas de la visión; En algunos pacientes, el subsalicilato de bismuto puede causar que la lengua se oscurezca y/o que las heces se vuelvan de color negro grisáceo.; Esto sólo es temporario y desaparecerá cuando deje de tomar este medicamento.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja una respuesta