Sulfamidas y Fenazopiridina (Oral)


¿QUÉ ES?
Las combinaciones de sulfamida y fenazopiridina se usan para tratar infecciones del tracto urinario y para ayudar a aliviar el dolor, la quemazón y la irritación de estas infecciones.

Si algo de la información en este folleto le causa preocupación especial o si desea más información acerca de su medicamento y su uso, consulte con su médico, enfermera o farmacéutico. Recuerde, mantenga éste y todos los demás medicamentos fuera del alcance de los niños y nunca comparta sus medicamentos con otras personas.

ANTES DE USAR
Dígale a su médico, enfermera y farmacéutico si usted . . .

es alérgico a cualquier otro medicamento, ya sea recetado o no;
está embarazada o piensa quedar embarazada mientras esté usando este medicamento;
está dando el pecho;
está tomando cualquier otro medicamento recetado o no;
tiene cualquier otro problema médico, especialmente anemia u otros problemas de la sangre, deficiencia de glucosa 6 dehidrogenasa de fosfato, hepatitis u otra enfermedad del hígado, enfermedad del riñón o porfiria.

USO APROPIADO
Es mejor tomar las combinaciones de sulfamidas y fenazopiridina con bastante agua. Este medicamento se puede tomar con las comidas o después de las comidas si le causa malestar del estómago.

El tomar agua adicional ayudará a prevenir algunos de los efectos no deseados de este medicamento.

Para ayudar a curar su infección completamente, siga usando este medicamento por el plazo completo del tratamiento, aunque se empiece a sentir mejor. Si deja de usar este medicamento demasiado pronto, sus síntomas pueden volver.

Si se le pasa una dosis de este medicamento, tómela lo antes posible. Esto ayudará a mantener una cantidad constante de medicamento en la orina. Sin embargo, si es casi hora para su próxima dosis, deje pasar la dosis olvidada y vuelva a su horario regular de dosificación. No use doble cantidad.

Para guardar este medicamento:

Guarde fuera del alcance de los niños. Alejado del calor y la luz directa. No lo guarde en el baño, cerca del lavaplatos en la cocina o en otros sitios húmedos. El calor o la humedad pueden deteriorar el medicamento. No conserve medicamentos cuya fecha haya expirado o que no necesita más. Asegúrese de desechar sus medicamentos en un sitio fuera del alcance de los niños.

PRECAUCIONES
Este medicamento causa que la orina se vuelva naranja rojiza. Esto es de esperarse mientras esté usando este medicamento y no es dañino. Además, el medicamento puede manchar la ropa.

Diabéticos

Este medicamento puede causar resultados falsos en algunos análisis de azúcar en la orina y de acetona en la orina. Consulte con su médico antes de cambiar su dieta o la dosificación de su medicamento para la diabetes.

Si sus síntomas no mejoran en unos días, o si empeoran, consulte con su médico.

Las sulfamidas pueden causar que su piel sea más sensible a la luz del sol que lo normal. Cuando recién empiece a usar este medicamento, evite demasiado sol y no use una lámpara solar hasta que vea cómo reacciona al sol, especialmente si tiende a quemarse fácilmente. Si tiene una reacción muy fuerte, consulte con su médico.

Asegúrese de saber como reacciona a este medicamento antes de manejar, usar maquinaria o hacer otras tareas que requieran que esté alerta.

Este medicamento no debe ser dado a otras personas ni usado para otras infecciones a menos que su médico le haya indicado lo contrario.

EFECTOS LATERALES
Efectos secundarios que deben ser informados a su médico inmediatamente

Más comunes — Comezón; salpullido

Menos comunes — Músculos o articulaciones doloridos; color azul o azul violeta de la piel; fiebre o dolor de garganta; piel pálida; enrojecimiento, ampollamiento, descamación o aflojamiento de la piel; falta de aire; dificultad al tragar; sangrado o moretones inusuales; cansancio o debilidad inusual; ojos o piel amarillos

Raros — Sangre en la orina; gran aumento o disminución en la frecuencia de la necesidad de orinar; aumento de sed; dolor en la parte baja de la espalda; dolor o quemazón al orinar; hinchazón de la parte de adelante del cuello

Otros efectos secundarios que deben ser informados a su médico

Más comunes — Aumento de la sensibilidad de la piel a la luz del sol

Efectos secundarios que usualmente no requieren atención médica

Estos posibles efectos secundarios pueden desaparecer durante el tratamiento; sin embargo, si continúan o son molestos, consulte con su médico, enfermera o farmacéutico.

Más comunes — Diarrea; mareos; dolor de cabeza; pérdida del apetito; náuseas o vómitos; cansancio

Otros efectos secundarios no listados arriba también pueden ocurrir en algunos pacientes. Si nota cualquier otro efecto, consulte con su médico, enfermera o farmacéutico.

Califica este Artículo
3 / 5 (2 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja una respuesta