TABAQUISMO: UNA CAUSA DE MUERTE EVITABLE


Los fumadores tienen un 30% de posibilidades de morir debido a enfermedades ocasionadas por su adicción. El Programa Antitabaco de Clínica Santa María les ayudará a dejar este peligroso hábito.

El 42% de la población chilena fuma, lo que se traduce en que casi la mitad de los habitantes de nuestro país tiene un 30% de posibilidades de morir debido a enfermedades como cáncer al pulmón, infarto al miocardio o enfisema pulmonar, entre otras.

La Dra. Mónica Zagolin, especialista broncopulmonar de Clínica Santa María, advierte que estas cifras se traducen en que aproximadamente un tercio de las muertes en Chile son evitables por relacionarse con el hábito tabáquico, una adicción, que asegura, puede ser completamente controlada. “Incluso, diversos estudios epidemiológicos han demostrado, a través de seguimientos por 50 años a fumadores activos y ex fumadores, que los primeros tienen una sobrevida 10 años menor”, afirma.

La especialista señala que se ha hecho necesario “tomar conciencia masiva, intensa y responsable sobre la defensa de los derechos de los fumadores pasivos y en ayuda del adicto en riesgo de sufrir las consecuencias nocivas debido al cigarrillo”. Es por eso que el equipo de Enfermedades Respiratorias de Clínica Santa María ha desarrollado un Programa Antitabaco, “disponible para todas las personas que deseen dejar el hábito de fumar y se sientan motivadas a efectuar un esfuerzo para lograrlo”, cuenta.

El grupo de profesionales que conforman el equipo tratante está compuesto por médicos broncopulmonares, psicólogos, enfermeras coordinadoras, recepcionistas y coordinadores especialmente preparados para entregar este tratamiento.

“El programa incluye una evaluación médica y psicológica, terapia conductual, promoción de hábitos y estilos de vida sanos orientados a estimular el desarrollo de actividad física en forma regular y a mantener una dieta basada en productos naturales, disminuyendo los carbohidratos y productos sintéticos; la realización de actividades recreativas y la generación de una red de apoyo laboral y social que permita insertar los cambios señalados”, explica la especialista.

“Además, cuando está indicado, el tratamiento incluye el uso de medicamentos orientados a colaborar con el abandono del hábito al disminuir la apetencia del tabaco”, agrega.

Para formar parte de este programa, la Dra. Zagolin asegura que es fundamental considerar los siguientes aspectos:

1- Desear dejar de fumar en forma auténtica y no forzada por motivos o personas externas.
2- Anhelar una calidad de vida y sobrevida mejor y mayor.
3- Estar dispuesto a efectuar esfuerzos, sacrificios y ser capaz de soportar algunas dificultades inherentes a todo cambio.

Finalmente, invita a todas las personas que deseen intentar dejar este hábito y a los profesionales del área de la salud a unirse en esta cruzada, simplemente preguntando a sus pacientes si fuman y si desean dejarlo. “Esta sola acción ya genera una motivación positiva en el adicto al tabaco. Hacerlo está en sus manos y ayudarlo a lograrlo, en las nuestras”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Oncología.




Deja un comentario