TÉCNICAS PARA MANEJAR EL ESTRÉS


El estrés es la respuesta física, psíquica y emocional ante condiciones internas o externas que afectan el equilibrio de la persona. Por lo tanto, cualquier hecho positivo o negativo que genere una respuesta emocional, puede ser causante de estrés.

El nacimiento de un hijo, un matrimonio, la pérdida del trabajo, la muerte de un familiar, problemas económicos o situaciones menores como esperar demasiado tiempo en una fila, son factores que pueden desencadenar estrés en las personas dependiendo del significado que se le asigne a estas experiencias de vida.

“Las personas con un alto nivel de estrés se caracterizan por ser impacientes, competitivos, viven de manera apresurada, siempre están haciendo cosas para obtener el reconocimiento, son incapaces de delegar responsabilidades, racionalizan sus emociones, se involucran en más actividades de las que pueden abarcar, no saben decir que ‘no’ y son perfeccionistas e intolerantes”, explica Sandra Navarrete, psicóloga de Clínica Santa María.

Para reducir el estrés la psicóloga entrega algunas recomendaciones:

– No trabaje más de 10 horas al día.
– Descanse entre tareas: Darse el tiempo para almorzar o ir al baño.
– Practique algún pasatiempo o hobbie.
– Duerma entre siete y ocho horas diarias. Una persona que no duerme bien, al día siguiente anda irritable.
– Evite el uso de drogas para prevenir el estrés. Las pastillas para dormir o tranquilizantes, producen efectos secundarios y dependencia.
– Planee cada año vacaciones lejos del trabajo.
– Planifique el trabajo. Haga una sola cosa a la vez.
– Establezca un orden de las prioridades.
– Aprenda a negociar, conversar, perdonar y perdonarse.
– Defina objetivos reales y alcanzables en la vida.
– Realice ejercicios liberadores de estrés como bailar.
– Dése tiempo para el amor, cariño y amistad.
– No olvide jamás de reír.
– Disfrute de la vida en forma sana.

– Técnicas de Relajación

El adecuado uso de la respiración es uno de los métodos de relajación que más se utilizan para aliviar el estrés, ya que permite que la mente esté conciente y activa. Pero para que resulte efectiva, basta con intentar practicarla dos veces al día por 10 minutos cada vez.

Aprender a controlar la respiración es un método fácil y rápido, que le permite disminuir la activación fisiológica del organismo y la ansiedad. Así también, el yoga, la aromaterapia, hipnosis o el ejercicio físico, son técnicas que le ayudan a relajarse en situaciones de estrés.

La especialista, asegura que “una técnica muy conocida es la ‘Relajación Progresiva de Jacobson’, la cual consiste en contraer y relajar progresivamente los músculos del cuerpo desde los pies a la cabeza, tensando cada grupo de músculos entre cinco y diez segundos para luego soltar por el mismo tiempo”.

Para mejorar nuestra calidad de vida y aprender a manejar las situaciones de estrés, ya sea en situaciones positivas o negativas, “es importante ser más optimistas. Hay situaciones en nuestras vidas que no se pueden cambiar ni controlar, por lo que hay que tomarlos como parte de la maduración, crecimiento y desarrollo personal y espiritual”, enfatiza la psicóloga.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario