TENDINITIS: POR QUÉ OCURRE


Los tendones son cordones gruesos que unen el músculo al hueso, transmitiendo la energía para mover la articulación. Cuando se inflaman, irritan o hinchan significa que presentamos un cuadro de tendinitis.

El tendón es la parte no contráctil del músculo, su estructura está formada por colágeno y su envoltura se llama vaina o paratenon. Existen tendones sin vaina que se ubican en zonas de poca fricción y con en sitios de mayor fricción, así lo señala Enrique Enoch Jara, Kinesiólogo de Clínica Santa María.

Existen muchos nombres utilizados para referirse a esta patología, como por ejemplo, paratendonitis, entesopatías, tendinopatías, etc. Se habla de tendinitis cuando la inflamación se genera en el cuerpo del tendón y entesitis cuando ocurre en la inserción con el hueso.

El kinesiológo Enrique Enoch explica que este cuadro de inflamación puede ocurrir a través de dos causas principales:
•Intrínsecas: son poco o no modificables, es decir, lo que viene con nosotros por ejemplo una malformación. La cirugía puede intentar algunas correcciones, sin embargo, la edad no es modificable.
•Extrínsecas: pueden modificarse y manejarse con la responsabilidad de cada persona.

Algunos factores que influyen son:
• Movimientos repetitivos
• Sobrecarga
• Lesiones, asociadas en extremidades
• Postura incorrecta
• Enfermedades o afecciones
• Calzado inadecuado
• Entrenamiento incorrecto

Enrique Enoch manifiesta que “lo principal es una correcta evaluación con un traumatólogo, ya que el médico solicitará al paciente diferentes exámenes como una ecomotografía o resonancia, para evaluar en qué etapa se encuentra la lesión, considerando los aspectos clínicos necesarios como la funcionalidad”.

La tendinitis se puede presentar como aguda y crónica, pero desde dos puntos vista:
•Según el dolor: Puede ser agudo si el dolor se presenta hace menos de tres meses y crónico si es igual o mayor a tres meses.
•Según la funcionalidad: Si el inicio es rápido y al hacer una actividad física que involucre al tendón el dolor desaparece es un cuadro agudo.
A diferencia del anterior, el crónico tiene un inicio más insidioso y al exponerse a una actividad física el dolor aumenta.

Se puede evaluar funcionalmente con un warm-up (calentamiento previo) para ver cómo se comportan los síntomas. Una vez diagnosticado se pueden seguir dos líneas de tratamiento:
•Conservador: Se da en un alto porcentaje de los pacientes y consiste en la utilización de antiinflamatorios no esteroidales o una infiltración, donde necesariamente debe acompañarse de un trabajo kinésico posterior.
•Quirúrgico: Existe un dolor persistente y si ya fue tratado con el tratamiento conservador se pasa al procedimiento quirúrgico, donde se utiliza una técnica de desbridamiento del tendón o resección de la vaina (envoltura) y luego se pasa a Kinesiología.

En relación al tratamiento que indica un traumatólogo, el especialista puede recomendar al paciente reposo relativo o absoluto, acompañado o no de una inmovilización. Dependiendo del grado en que se encuentre la inflamación, funcionalidad y dolor que presente el paciente, también se pueden aplicar técnicas físicas que consisten en el uso de la fisioterapia como el ultrasonido o electroanalgesia y técnicas de vendajes funcionales. “Junto a lo anterior, también existen ejercicios que se recomiendan para trabajar en el alargamiento del tendón”, señala el especialista.

Actualmente existen las corridas masivas en diferentes sectores de la capital y regiones, por lo que se aconseja hacer un entrenamiento programado con un profesor de Educación Física, bajo la supervisión traumato-kinésica.

Para poder dar una atención de calidad y buenos resultados, Clínica Santa María cuenta con profesionales y una tecnología acorde para el diagnóstico y tratamiento de estas lesiones.

Enrique Enoch recomienda que ante la presencia de dolor o molestia, el afectado visite al traumatólogo y no se automedique, ya que además de no solucionar la inflamación del tendón pueden existir consecuencias por no tomar fármacos adecuados o por caer en trastornos degenerativos del tendón que son de un manejo más complicado.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicina Deportiva.




Deja un comentario