TRASTORNOS DE MEMORIA QUE APARECEN CON LA EDAD


Con los años, los procesos mentales se van haciendo cada vez más lentos y esto puede afectar la memoria. Conozca algunas técnicas que reducirán sus olvidos y mejorarán su calidad de vida.

La memoria es la capacidad de captar información, guardarla en la mente y poder recordar en el momento en que uno lo desea. Los problemas con esta capacidad y los olvidos son una queja muy frecuente entre los adultos mayores, pero muchas veces la causa no está dada por el temido Alzheimer.

La Dra. Gisela González, geriatra de Clínica Santa María, explica que “existen diversos factores que influyen en el buen funcionamiento de la memoria. Para empezar, para captar correctamente la información es muy importante la atención que ponemos a las cosas. A su vez, dicha atención depende fundamentalmente del interés y/o necesidad que tengamos de recordar o aprender un hecho determinado”.

“Por su parte, la ansiedad es una causa frecuente de olvido y se constituye como un poderoso factor que interfiere en el adecuado funcionamiento de la memoria, ya que impide que pongamos verdadera atención. La depresión también puede limitar la capacidad de aprender y recordar, ya que disminuye el interés y la auto-confianza en las capacidades intelectuales”, añade la especialista. Otros factores asociados son los trastornos del sueño y el uso de medicamentos, como los tranquilizantes y algunos antidepresivos.

De esta forma, la geriatra aconseja “la práctica y el entrenamiento intelectual, porque son muy útiles para mantener nuestra mente activa y en buenas condiciones. Cuando lea un diario o libro, hágalo de forma activa; es decir, tratando de comprender lo que lee, fórmese una opinión a favor o en contra y, de ser posible, coméntela con alguien. Recuerde que lo que no se usa se atrofia”.

“La voluntad y el deseo de aprender y recordar, junto con la autoestima y confianza en que es capaz de hacerlo, son poderosas herramientas que le ayudarán a reducir esos olvidos. También es importante el buen estado de sus órganos de los sentidos, especialmente la vista y el oído, ya que la información se capta tanto a través de la visión de imágenes y de la lectura como con la audición de conversaciones, noticias, música etc”.

“Con el paso de los años es normal tener una reducción en la velocidad con que se desarrollan algunos procesos mentales, como el aprendizaje, o tener olvidos menores. Sin embargo, si nota que usted o un familiar cercano olvida hechos recientes importantes que le complican su vida cotidiana, si esta situación va aumentando en frecuencia o intensidad en el tiempo, se acompañan de otros trastornos o simplemente le generan mucha preocupación es necesario que sea evaluado por un médico”, advierte la Dra. González.

– Consejos para mejorar el funcionamiento de la memoria

– Evite la ansiedad y la depresión, mantenga una actitud positiva de auto-confianza. Si se siente muy nervioso o triste coménteselo a su médico, estos problemas tienen tratamiento.
– Ponga atención e interés en las cosas que lo rodean: observe lo que pasa a su alrededor, en su barrio, en su familia, etc.
– Mantenga contacto con su familia, visite amigos, participe en cursos o actividades de su comunidad. Evite el aislamiento, converse, atrévase a tener una opinión y coméntela con las personas que están cerca suyo.
– Haga ejercicios de recuerdo: ¿Se atrevería a escribir su biografía? Lea periódicamente asuntos de su interés. Trate de memorizar activamente aquellas cosas que le son importantes y utilice la práctica de asociación de ideas.
– Juegue al naipe, haga puzzles y baile. Son excelentes ejercicios de concentración y la actividad física periódica puede ser de gran utilidad.
– Use ‘ayuda-memorias’, como calendarios o agendas.
– Sea ordenado y deje las cosas importantes siempre un mismo lugar.
– Cuide su cerebro: mantenga una dieta equilibrada con abundantes frutas, verduras y pescado y un buen control de la hipertensión, diabetes o hipercolesterolemia si padece de estas enfermedades.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Tercera Edad.




Deja un comentario