Unidad de Adolescencia: 10 años comprometidos con los jóvenes


Como tendencia se observa que cada vez son más los pacientes que buscan orientación, principalmente en áreas como ginecología y salud mental.

Dolores menstruales, anticonceptivos, orientación vocacional, problemas conductuales, control del desarrollo puberal, depresión y trastornos alimentarios, son algunos de los principales motivos de consulta en la Unidad de Adolescencia de Clínica Alemana, área que ha experimentado un crecimiento permanente desde su creación, hace una década.

Este fenómeno se refleja en diversos ámbitos. Uno de ellos es el acelerado aumento del número de pacientes, cuyas edades fluctúan principalmente entre los 12 y 24 años. En 2000, a los seis meses de funcionamiento, se habían realizado 460 consultas. En tanto, el año pasado, hubo más 9.500 atenciones ambulatorias.

El acelerado desarrollo fue lo que obligó también a incorporar en 2007 a nuevos profesionales y a trasladarse desde Concilio Vaticano al piso 14 del Centro de Consultas y Diagnóstico, donde cuenta con un mayor espacio, conformado por siete consultas -el doble de lo que se disponía anteriormente-, además de una sala de informes y otra de reuniones para los médicos.

La doctora Andrea Schilling, jefa de la Unidad, explica que esto transforma a Clínica Alemana en el único centro de salud del país que dispone de una infraestructura de estas características y de un grupo de 25 profesionales especializados en adolescentes, equipo que se ha consolidado como referente a nivel nacional.

Consejo profesional: Importante motivo de consulta
La adolescencia es definida como la etapa que transcurre desde la pubertad hasta el completo desarrollo bio-psico-social del individuo. Como los adolescentes se encuentran en una fase importante de su desarrollo físico y emocional, requieren de una atención distinta a la de un adulto en varios ámbitos.

Es por eso que la Unidad de Adolescencia de Clínica Alemana cuenta con profesionales formados para ofrecer una atención diferenciada a este grupo etario. El equipo es conformado por ginecólogos infanto-juveniles, psiquiatras, psicólogos, dermatólogos, endocrinólogos, pediatras-adolescentólogos, nutrióloga y psicopedagoga.

Dentro de estas especialidades las más demandadas son ginecología y salud mental, que representan el 75% de las atenciones otorgadas en 2009.

En ginecología, un estudio retrospectivo realizado entre el 2 de enero del 2007 y el 31 de julio del 2009, revela que el 42,25% de los motivos de consulta es por consejería, es decir, muchos adolescentes acuden -varias veces con sus padres- buscando orientación y no por un problema o una patología en particular. Consultan sobre diversas materias como higiene y cuidado menstrual, anticoncepción y prevención de enfermedades de transmisión sexual. Otras razones de consulta son dolor (menstrual y pelviano) y alteración del ciclo menstrual, entre otras patologías.

En tanto, en salud mental -otra de las áreas que ha experimentado mayor crecimiento- se ven cada vez más cuadros ansiosos y trastornos del ánimo, como depresiones. A esto se suman los trastornos alimentarios, como bulimia y anorexia, diagnósticos cada vez más frecuentes en jóvenes.

Otro ámbito importante de trabajo es el control sano, orientado a detectar y manejar enfermedades y conductas de riesgo que pasan inadvertidas. Su objetivo es enseñar la importancia de la prevención, incentivando hábitos adecuados de alimentación, deporte y sexualidad. También se fomenta la prevención de accidentes, se orienta sobre el riesgo del abuso de sustancias y se tratan temas como las relaciones con los grupos de pares y la familia. Además, cuando corresponde, se indican nuevas vacunas y se enseña a ser responsable en temas como cáncer de cuello del útero y cáncer testicular, entre otros.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario