Vacuna anti difteria, tos convulsiva y tétanos: Ahora para mayores de siete años


Antes no se podía inocular a los niños mayores y adultos contra la tos convulsiva por sus efectos secundarios.

La vacuna combinada para prevenir tétanos, difteria y tos convulsiva, conocida como vacuna DPT, sólo podía ser administrada a menores de siete años, porque vacunar contra la tos convulsiva (o coqueluche), producida por la bacteria Bordetella pertussisestaba, estaba contraindicado en niños mayores. Pero ahora sí se puede poner como refuerzo a todas las personas.

“La vacuna está formulada de tal manera que puede ser utilizada en los refuerzos que están indicados para adolescentes y adultos hasta los 64 años sin producir efectos secundarios significativos”, afirma el doctor Pablo Vial, pediatra y jefe del Vacunatorio de Clínica Alemana.

Esto, porque desde septiembre se encuentra disponible en el Vacunatorio de Clínica Alemana la vacuna combinada, que está recomendada para todas las personas. “Existen cada vez más evidencias de que, en los lactantes, la principal fuente de infección por la bacteria Bordetella pertussis -que produce la tos convulsiva- son los hermanos mayores o padres. Por esta razón esta vacuna podría tener un papel importante para disminuir la transmisión de coqueluche”, dice el especialista

Los efectos adversos de la nueva vacuna son poco frecuentes y similares a los observados con la vacuna DPT tradicional, pero no debe administrarse en personas con trastornos neurológicos progresivos, epilepsia o encefalopatías no controladas e inestables.

¿Contra qué enfermedades protege la vacuna DPT?

Tos convulsiva: También conocida como coqueluche o tos ferina, es una enfermedad bacteriana infecciosa que produce una tos que se presenta en ataques y persiste por muchas semanas. Como es tan fuerte, puede producir vómitos, apneas, dificultad para alimentarse y respirar, y pequeñas hemorragias en los ojos, lo que la hace muy peligrosa en recién nacidos.

Tétanos: Es una enfermedad producida por una bacteria que vive en el suelo y el polvo, entre otros lugares. Pero, cuando una persona se hace heridas, se corta o se entierra un alambre o un clavo contaminado con tierra, la bacteria se reproduce en la herida y genera una toxina. Ésta actúa sobre las terminaciones nerviosas en los músculos y origina espasmos musculares generalizados, causando dolor y calambres intensos que pueden persistir por meses. Es aquí donde está el peligro, porque puede requerir hospitalización en cuidados intensivos y comprometer la respiración.

Difteria: Es una patología bacteriana que se transmite por vía aérea de persona a persona mediante la tos, el estornudo o la saliva. Entre sus síntomas están dolor de garganta, fiebre, escalofríos y una faringitis con exudado purulento y en membranas. En casos graves, principalmente, por la falta de tratamiento oportuno, puede llevar a una insuficiencia cardiaca.

Por esto, se aplica la vacuna durante los primeros meses de vida. Los niños deben recibir cinco dosis de la vacuna DPT, a los 2 – 4 – 6 y 18 meses, y un último refuerzo a los 4 años de edad. A partir de los 18 años, se recomienda una dosis de refuerzo cada 10 años.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario