Vacuna frente a la Varicela


¿De qué está compuesta la vacuna?
Se trata de una vacuna de virus vivos atenuados. El componente activo de la vacuna es la cepa OKA viva atenuada del virus de la varicela zóster, obtenida por propagación del virus en cultivo celular. Los excipientes son sulfato de neomicina, albúmina humana, lactosa, aminoácidos para inyección, sorbitol y manitol.

¿Cuándo puede estar indicada?
La vacuna frente a la varicela está indicada para:
La inmunización activa frente a la varicela en adultos y adolescentes sanos (a partir de los 13 años de edad) seronegativos para el virus de la varicela-zóster (no presentan anticuerpos frente a la varicela ya que no han pasado la enfermedad ni han sido vacunados) y que, por lo tanto, tienen riesgo de desarrollar varicela.
La inmunización activa frente a la varicela de pacientes susceptibles de riesgo (aquellos que pueden desarrollar formas graves de la enfermedad) y sus contactos próximos sanos.
Se recomienda la vacunación entre otros, en los siguientes casos:

Enfermos de leucemia, que cumplan determinadas condiciones médicas (la quimioterapia de mantenimiento se debe suspender desde una semana antes hasta una semana después de la administración de la vacuna y el recuento total de linfocitos debe ser superior a 1.200/mm3; además no debe haber ningún otro signo de incompetencia de las reacciones inmunes mediadas por células).
Los pacientes que reciben tratamiento inmunosupresor para tumores sólidos malignos o enfermedades crónicas graves (insuficiencia renal crónica, enfermedades autoinmunes, colagenosis, asma bronquial grave) se deben vacunar sólo cuando cumplan determinadas condiciones médicas (recuento total de linfocitos superior a 1.200/mm3 y que no haya otra evidencia de falta de competencia de la inmunidad celular).
Enfermos en los que esté previsto un trasplante de órganos.
Pacientes con enfermedades crónicas que pueden predisponer a una varicela grave, tales como, enfermedades pulmonares y cardiovasculares crónicas, enfermedad cutánea diseminada y mucoviscidosis.
También está indicada la vacunación de los contactos estrechos de los anteriores pacientes, con el fin de reducir el riesgo de transmisión del virus a enfermos de alto riesgo (es decir, padres, hermanos, médicos, personal sanitario, etc.).
La vacuna frente a la varicela no está indicada para su uso sistemático en niños. Su prescripción es hospitalaria.
En caso de duda consulta con tu medico.

¿Cómo se administra?
La vacuna se administra exclusivamente por vía subcutánea, normalmente en la parte superior del brazo.

Niños de 1 a 12 años de edad:
No está indicada para su uso sistemático en niños. Sin embargo, bajo las circunstancias descritas en la sección “¿Cuándo puede estar indicada?”, se debe administrar una dosis.
En niños de alto riesgo pueden ser necesarias dosis adicionales de vacuna.

Adolescentes a partir de los 13 años y adultos:
Se administran dos dosis, con un intervalo de 6- 8 semanas.

¿Qué contradicciones tiene?

Administración intravenosa.
Administración intradérmica.
Enfermedad febril aguda.
Sujetos con inmunodeficiencia primaria o adquirida, tales como leucemias, linfomas, discrasias sanguíneas, evidencia clínica de infección por el VIH, o pacientes que estén recibiendo tratamiento inmunosupresor (incluyendo la administración de corticoesteroides a dosis elevadas) salvo en las circunstancias descritas en la sección “¿Cuándo puede estar indicada?”.
Recuento total de linfocitos menor de 1.200/mm3.
Falta de competencia de las reacciones inmunes mediadas por células.
Hipersensibilidad sistémica conocida a la neomicina o a cualquier otro componente de la vacuna.
Esta vacuna está contraindicada durante el embarazo y la lactancia. Además el embarazo debe evitarse durante los 3 meses siguientes a la vacunación.
Si existen dudas, debe realizarse un estudio de la presencia de embarazo o de la presencia de infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Como con todas las vacunas inyectables, se debe disponer de fácil acceso a la medicación adecuada, para el caso de que se presenten reacciones anafilácticas tras la administración. Por esta razón, el vacunado debería permanecer bajo supervisión médica durante un tiempo prudencial, después de la vacunación.
Si tienes contacto frecuente con embarazadas o con pacientes en los que el virus de la varicela podría causar una enfermedad grave con riesgo para la salud, tales como personas con el sistema inmunitario alterado o personas que estén recibiendo un tratamiento que pudiera alterar su sistema inmune, coméntalo con tu médico antes de recibir la vacuna.

En caso de duda consulta con tu medico.

¿Puede administrarse con otras vacunas o fármacos?
En personas que hayan recibido gammaglobulinas humanas o alguna transfusión de sangre, la vacunación se debe retrasar al menos 3 meses, debido a la probabilidad de que falle la vacuna a causa de los anticuerpos frente a la varicela adquiridos con las mismas de forma pasiva.
Debe evitarse el uso de salicilatos (ejemplo: aspirina) en el periodo entre las dos dosis de vacuna y durante seis semanas tras la última dosis ya que se puede producir un síndrome de Reye, una enfermedad del cerebro que ha aparecido en algunas personas que tomaban aspirina y han sufrido la varicela.
Si estás tomando aciclovir, debes comentarlo con tu médico, ya que este medicamento empleado en el tratamiento de infecciones por virus herpes, como el virus contenido en la vacuna de la varicela, puede afectar a este último y por lo tanto la vacuna puede no actuar como debiera.
El empleo de sustancias inmunosupresoras (ejemplo: quimioterapia) puede disminuir la eficacia de la vacuna.
Informa a tu médico o enfermera de las vacunas que te hayan administrado en las pasadas semanas o te vayan a administrar en las semanas siguientes después de recibir la vacuna frente a la varicela.

En las personas de alto riesgo no se debe administrar la vacuna al mismo tiempo que otras vacunas vivas atenuadas.

¿Qué efectos secundarios pueden aparecer?
La vacuna de la varicela presenta una frecuencia de reacciones adversas muy baja en todos los grupos de edad.
Los efectos adversos más frecuentes (descritos en más de 1 de cada 10 personas) son reacciones en el punto de inyección que incluyen enrojecimiento local, dolor local e hinchazón. Los efectos adversos frecuentemente encontrados durante los ensayos clínicos (más de 1 por cada 100 pero menos de 0,1 por cada 100 personas) son cansancio, aumento de la temperatura, dolor de cabeza y manchas en la piel o vesículas que, normalmente, aparecen cerca del lugar de inyección, aunque algunas veces aparecen en otros lugares.
Raramente, puede ocurrir una reacción alérgica con síntomas que pueden incluir hinchazón facial, presión sanguínea baja, dificultad en la respiración, piel amoratada y pérdida de consciencia. En estos casos se necesitará una asistencia médica urgente. Lo más frecuente es que estas reacciones aparezcan en un breve periodo de tiempo tras la inyección, cuando aún se está en la consulta médica. Si cualquiera de estos síntomas u otros síntomas graves aparecieran tras la vacunación, debes solicitar ayuda médica urgente.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario