Vacuna Polisacárida de Haemophilus B (Por Inyección)


¿QUÉ ES?
La vacuna del polisacárido de Haemophilus B es un agente de inmunización activo que se usa para prevenir la infección producida por la bacteria Haemophilus influenzae de tipo b (Hib).

La infección por la bacteria Haemophilus influenzae de tipo b (Hib) puede causar enfermedades que ponen en peligro la vida, como la meningitis (la cual afecta el cerebro), la epiglotitis (la cual puede causar muerte por sofocación), la pericarditis (que afecta el corazón), la neumonía (que afecta los pulmones) y la artritis séptica (que afecta los huesos y las articulaciones). La meningitis Hib causa la muerte entre el 5 y 10% de los niños que resultan infectados. Además, cerca del 30% de los niños que sobreviven a la meningitis Hib, quedan con algún tipo de daño grave permanente, como retardo mental, sordera, epilepsia o ceguera parcial.

Los niños entre los 2 y los 5 años de edad (hasta el quinto cumpleaños) deben ser inmunizados contra el Hib. Esto incluye a los niños que fueron inmunizados por primera vez antes de cumplir los 2 años, porque es posible que estos niños, no produzcan suficientes anticuerpos para protegerse completamente de la enfermedad causada por el Hib. Los niños que tuvieron la enfermedad de Hib después de los 2 años de edad no necesitan ser inmunizados, porque la mayoría de los niños de esta edad desarrollarán anticuerpos contra la enfermedad.

También, algunos niños de 18 meses y los 2 años de edad deben ser inmunizados, especialmente:

Los niños que asisten a programas en guarderías.

Los niños con enfermedades crónicas, como asplenia, enfermedad de células falciformes, síndromes de deficiencia de anticuerpos, inmunosupresión y enfermedad de Hodgkin.

Los niños que ya han tenido la enfermedad de Hib. Estos niños pueden contraer nuevamente la enfermedad si no reciben la inmunización.

Los niños afectados por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) o por el síndrome de inmunodeficiencia adquirida

ANTES DE USAR
Dígale al médico, enfermera y farmacéutico del niño si el niño . . .

es alérgico a cualquier otro medicamento, ya sea recetado o no;
está usando cualquier otro medicamento recetado o no;
tiene cualquier otro problema médico, especialmente fiebre o una enfermedad grave.

EFECTOS LATERALES
Efectos secundarios que deben informarse inmediatamente al médico del niño

Señales de una reacción alérgica — Dificultad al respirar o tragar; ronchas; comezón (especialmente de los pies o de las manos); enrojecimiento de la piel (especialmente alrededor de las orejas); hinchazón de los ojos, la cara o el interior de la nariz; cansancio o debilidad inusuales (repentinos y severos)

Raros — Convulsiones

Efectos secundarios que usualmente no requieren atención médica

Estos posibles efectos secundarios usualmente desaparecen a medida que el cuerpo del niño se acostumbra a la vacuna, pero si continúan o son molestos, consulte con el médico, enfermera o farmacéutico del niño.

Más comunes — Diarrea; fiebre hasta de 102°F (39°C) que generalmente dura menos de 48 horas; irritabilidad; falta de interés; pérdida del apetito; enrojecimiento en el sitio de la inyección; actividad física disminuida; sensibilidad en el lugar de la inyección

Menos comunes — Fiebre de más de 102°F (39°C) (usualmente dura menos de 48 horas); bulto duro en el lugar de la inyección; comezón; dolores en las articulaciones; salpullido; hinchazón en el lugar de la inyección; problemas para dormir; vómitos

Otros efectos secundarios no mencionados anteriormente, también pueden ocurrir en algunos pacientes. Si usted nota cualquier otro efecto, consulte con el médico, enfermera o farmacéutico del niño.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Medicamentos.




Deja una respuesta